Lo más visto

Más de Opinión

Sentar bases

Los resultados de 2019 de la Prueba de Aprendizajes y Aptitudes para Egresados de Educación Media (PAES) fueron objeto de declaraciones públicas sobre la calidad de la educación que, en los últimos diez años, no pasa de un mediocre puntaje de 5.11.

Enlace copiado
Sandra de Barraza

Sandra de Barraza

Enlace copiado

Muchos dicen que la educación debe ser la prioridad nacional. Y debe ser porque de ella dependen las competencias para la producción, los valores y prácticas indispensables para la convivencia y la cohesión social. La gente con menos educación tiene menos oportunidades de desarrollo en todos los campos.

El Banco Central de Reserva expuso el perfil educativo de los empresarios micro, pequeños y medianos, encuestados en el estudio sobre acceso al financiamiento. Obvios resultados. A menos escolaridad del empresario/dueño, más pequeño es el negocio. Mientras más pequeño el negocio, menor promedio de vida de la empresa. Mientras más pequeño es el negocio, menos oportunidades de financiamiento en el sistema financiero. A más baja escolaridad, menos oportunidades de desarrollo.

La escolaridad es clave. Y la calidad es determinante. ¿Qué es la calidad en la educación? Se pueden buscar diferentes y complejas formas para explicarla. Pero, la calidad de la educación se comprueba en el mercado laboral y en el desempeño en estudios superiores. ¿Consigue o no consigue un trabajo? ¿Responde a exigencias académicas superiores? Un bachiller ¿logra insertarse en el mercado laboral? ¿Se comunica apropiadamente? ¿Sigue instrucciones? ¿Sabe integrarse en equipos de trabajo? ¿Tiene empatía y liderazgo? ¿Razona? ¿Tiene lógica en sus decisiones? ¿Tiene manejo tecnológico? ¿Domina un segundo idioma? ¿Es capaz de respetar normas y reglas?

Al terminar el bachillerato, el estudiante ha desarrollado su "personalidad integral" para que participe de manera "activa y creadora" en el desarrollo (de la comunidad) en sus papeles de ciudadano, de padre o de madre de familia. Se espera que los bachilleres desarrollen sus inclinaciones vocacionales y que contribuyan a las necesidades de desarrollo socioeconómico del país. Esto dice la Ley General de Educación en su artículo 23. Y esto es lo que busca evaluar la PAES.

Estamos lejos de ese perfil y peor, estamos lejos de sentar las bases para lograr el perfil deseado. En una evaluación realizada a casi 200 estudiantes, el 60 % demostró muy bajo nivel de desarrollo en sus capacidades de aprendizaje. Con estos resultados ¿qué puede esperarse? Que deserten tempranamente. Y desertan principalmente por falta de interés y frustración familiar. ¿Causas? De manera sencilla se puede afirmar que a los niños, niñas y adolescentes no se les cumple el tiempo establecido para su formación.

Anualmente el sistema contrata profesionales en educación para enseñar efectivamente 200 días y 1,000 horas. Nadie supervisa que se cumpla. Y esto debería ser tema de contraloría porque es el presupuesto de tiempo público para el aprendizaje efectivo del estudiante. Todos saben que el tiempo no se cumple. A los estudiantes "les quitan" anualmente, al menos, el equivalente a 44 días de enseñanza y nadie sabe si en los 156 días que dicen los docentes trabajar, se cumple el horario de 5 horas por día. Seguro que no.

Con deseo de equivocarme, tengo la hipótesis que a los estudiantes del país se les proporciona la mitad del tiempo calendario público establecido por estudiante. No utilizar el recurso público presupuestado para fines de enseñanza efectiva ¿es malversación del recurso público? Con esta tolerancia a la malversación del tiempo público ¿por qué sorprenden los resultados de la PAES?

¿El irrespeto administrativo al tiempo del calendario escolar es corrupción? La tolerancia administrativa al irrespeto al calendario escolar en días y horas ¿es corrupción? Mi respuesta es afirmativa. Es la modalidad más sutil y desapercibida de corrupción... diariamente se sustrae tiempo de enseñanza a niños, niñas y adolescentes, diariamente miles y miles de niños, niñas y adolescentes, sin conciencia de sus derechos, pierden horas y horas de aprendizaje. Y los resultados están allí. En la PAES y otros instrumentos de investigación que demuestran lo mal que está el sistema.

Si queremos mejorar el desempeño educativo, hay que combatir la corrupción en el uso inapropiado del calendario escolar. ¡No se vale ser tolerante con la corrupción!

Tags:

  • PAES
  • calidad de la educación
  • empresarios
  • perfil
  • aprendizaje efectivo
  • corrupción

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines