Sentido de pertenencia

Hay un dicho que dice: “Nadie ama a su patria por ser la más grande, la más rica o la más avanzada, sino porque es la suya”.
Enlace copiado
Sentido de pertenencia

Sentido de pertenencia

Sentido de pertenencia

Sentido de pertenencia

Enlace copiado
 Habrá entonces quienes cantan el himno con sentido de pertenencia: “Saludemos la patria orgullos y de hijos suyos podernos llamar”. Hay otros que ven al país como el lugar en donde simplemente le tocó la suerte o mala suerte de haber nacido.

Pertenecer a un país es algo diferente, es integrar o ser parte de un espacio donde no solo se convive, sino también se comparte, significados, símbolos y un porvenir. Es sentirse parte de, más allá de una convivencia accidental, la sociedad es la prolongación de la familia, es un grupo social en el cual cada uno de los que lo integran son responsables de acatar sus leyes, pero también responsable de su progreso, contribuyendo con la solución de sus problemas, dando muestras de su fidelidad y como lo dije en artículo anterior “siendo parte de la solución y no del problema”.

Muchas de estas aseveraciones están dispersas en varios escritos y por diversos autores y por lo tanto no pretendo ser original, sino más bien recordarles las lecciones supuestamente aprendidas. Debiésemos sentirnos orgullosos de nuestro origen, puesto que eso nos da valor como personas, “puesto que quien no tenga desarrollado el sentido social de pertenencia está en un lugar equivocado y se encuentra donde no debe estar”. Pero muchos reflexionamos, qué nos queda, el aceptar su realidad, ya es parte importante de la solución al problema.

Muchos tenemos que aprender a aceptar o ignorar el comportamiento de los malos ciudadanos que dan mal ejemplo, irrespetan las leyes, se apropian de parte del erario nacional, hacen mal uso de los bienes públicos, evaden impuestos, cometen homicidios, prefieren invertir en el extranjero por conveniencia propia. En estos casos, lo que nos corresponde a los que pretendemos ser buenos ciudadanos es predicar con el ejemplo y perdonar a aquellos que sí saben lo que hacen y abusan del poder, por respeto y fe en Dios.

Muchos jóvenes han decidido emigrar por la pérdida de expectativas que el país les ofrece. Desde el punto de vista individual, cada quien es dueño de su futuro y de sus expectativas con respecto al porvenir del país donde reside. En tal sentido, es también libre de sus propias decisiones. El país se ve afectado, puesto que el aumento de la dependencia con respecto a las personas económicamente activas puede incrementarse y el denominado capital humano, con posibilidades de capacitarse para constituirse en factor productivo con mayor potencial de agregar valor y tributar, reducirse.

En el país se ha ido gestando un vacío social y un cada vez más evidente desarraigo, por la ausencia de convivencia y por una polarización extrema que impide la comunidad en el sentido estricto del término y que imposibilita el valorar y reconocer la importancia del sentido de pertenencia y apreciar ser poseedor de los derechos de un ciudadano.

Como aseveraba Aristóteles: “El que es ciudadano en democracia no es ciudadano con el predominio de una oligarquía, puesto que un ciudadano es aquel que participa de manera estable en el poder de decisión colectiva, en el poder político”.

Mientras se reduzcan los nichos de poder en un país y el supuesto ciudadano tenga cada vez menos injerencia en la vida nacional y su espacio de decisión se reduzca, menor aliciente de participación ciudadana tendrá, incluso en aquella que la puede ejercer con el voto.

Tags:

  • patria
  • himno
  • ciudadanos
  • capital humano

Lee también

Comentarios

Newsletter