¡Sí, al “Parque de los Pericos!”

Enlace copiado
Enlace copiado

Empresario y naturalistaCon mucho gusto nos permitimos agradecer y felicitar la positiva y necesaria consideración del eminente Dr. Francisco Serrano, con su atinada nota “Y ¿el Parque de los Pericos?”, publicada el 28 de diciembre recién pasado en este periódico, sobre la idea original de dicho “Bosque”, genialmente formulada por don Carlos de Sola, de grata recordación, y decretada oficialmente desde junio de 1984. Lamentablemente su implantación fue tan cambiada en su esencia original, tal que solo queda el nombre en su reducida dimensión actual de “Parque de los Pericos”, lo cual, indiscutiblemente, amerita y necesita una evaluación y reconsideración del proyecto original, tal como el estimable Dr. Serrano lo propone.

En un provinciano país mesoamericano, como el nuestro, necesitado de auténticos valores que ayuden en nuestra identidad, la aún presente, enorme y trascendente idea de un real “Bosque o Parque de los Pericos”, tal como fue genialmente ideado y planteado por don Carlos de Sola, merece y debe ser acogida, atendida y realizada por todos o sea, por el Estado salvadoreño, que incluye tanto al Gobierno, a la empresa privada, a la sociedad civil y al pueblo en general.

Motivado por lo expuesto, nos permitimos dirigirnos al organismo nacional encargado del Ambiente, en su representación, a la Lic. Lina Pohl, de quien esperamos que pueda interesar al máximo Ejecutivo, tras la idea de ingeniar una acción realmente trascendente, a todo nivel, que sin duda deberá integrar a los demás elementos mencionados del Estado.

Concomitante con lo anterior, le sugerimos reunir un selecto grupo asesor, que le ayudaría a integrar el Plan Medular que sea necesario para iniciar la gesta propuesta; para lo cual le sugerimos llamar, entre otros, al Dr. Francisco Serrano; así mismo, en representación de don Carlos, a su hermano Lic. Herbert de Sola, alta personalidad y miembro conspicuo de la empresa privada; también cabría llamar en representación del pueblo amante de sus valores y conocedor de los frutos de la Tierra Madre, entre muchos, al Ing. Manuel Mauricio Martínez, agrónomo meritísimo, con más de 60 años en apoyo del agro nacional; así mismo, al Lic. Carlos Armando Argueta, amante, potenciador y continuado difusor de la flora nuestra, a quien debemos las únicas ceibas y arboledas del área metropolitana, sembradas durante su Gerencia en la Alcaldía Municipal de San Salvador. Así como ellos, hay muchísimos profesionales y grandes valores nacionales que estarían ansiosos de colaborar, sin colores políticos y sin ansias pecuniarias, todo en aras de una verdadera obra que será trascendente.

Queda lo anterior con la intención de justipreciar y atender la trascendente idea del gran bosque expuesto, tratando de aprovechar las mejores luces de la Patria, que gracias a Dios tienen la voluntad de servir y muy positivamente para el futuro del país.

Nuevamente, gracias al Dr. Francisco Serrano; gracias y a la memoria de don Carlos de Sola; y gracias anticipadas a la ministra del Medio Ambiente, Lic. Lina Pohl, de quien, conocedores de sus ancestros y con su dilecta personalidad, entendemos que encauzará su atención en la dirección solicitada. A todos les deseamos Feliz Año 2018.

Lee también

Comentarios

Newsletter