Lo más visto

Más de Opinión

Sí, cárcel por crueldad animal

Enlace copiado
Patty Valdivieso

Patty Valdivieso

Enlace copiado

En los últimos años se ha venido hablando del bienestar animal y de los "derechos de los animales", un absurdo para quienes insisten en ver como "objeto" a estos seres vivos que, gracias a voces que han decidido alzarse, están comenzando a ser protegidos con legislación a su favor en varios países del mundo, con leyes que no se quedan en multas insignificantes y pequeñas sanciones, se está penando con cárcel la crueldad animal. Sí, con cárcel. Por ejemplo, Estados Unidos acaba de aprobar por unanimidad la crueldad animal como delito federal, con castigo de hasta 7 años de prisión.

Desde los 1700 los seres humanos fuimos clasificados como parte del reino animal por el biólogo Carlos Linneo: "el gran clasificador"; Charles Darwin confirmó que todas las especies tenemos el mismo origen.

Los animales no son objeto, son seres vivos que respiran, sienten dolor, miedo y alegría, necesitan alimentarse, enferman, reaccionan a agresiones... sienten. Son animales no humanos "sintientes", una especie que cohabita con nosotros los animales humanos "racionales" que nos empeñamos en destruir lo que nos rodea con acciones u omisiones que dañan nuestro planeta y a quienes viven en él, haciendo necesario la aplicación de leyes que deben ir evolucionando. Gracias a esa evolución los esclavos considerados "objeto" por mucho tiempo fueron reconocidos como seres humanos con derechos.

El Dr. Eugenio Zaffaroni, exjuez de la Corte Suprema de Justicia en Argentina, concluye que la razón de que los animales no puedan reclamar ellos mismos sus derechos no quiere decir que podemos arrebatárselos. Su incapacidad de raciocinio no les quita que puedan sentir, por lo que deben ser protegidos jurídicamente de toda carencia, dolor o sufrimiento.

La crueldad animal es la antesala de la violencia social. Hay personas capaces de agarrar a machetazos a un perro hasta causarle la muerte, darle patadas hasta sacarles un ojo, envenenarlos y hasta cometer actos zoofílicos sin ninguna consecuencia legal. ¿Qué los detiene para causar daño a un niño o una persona incapaz?

En 2017 tras conocer la espeluznante historia de la muerte del hipopótamo Gustavito y compartiendo la indignación de los salvadoreños presenté por primera vez una reforma al Código Penal, creando el delito de crueldad animal. Tras una larga discusión, con apoyo de varios colegas diputados y muchos en contra, se logró llevar la propuesta al pleno y someterla a votación. Nos quedamos a dos votos para hacer esta Ley una realidad, solo 41 diputados votamos a favor y la iniciativa fue enviada al archivo.

En junio de este año volví a presentar la reforma, que los delitos de Maltrato a Fauna Protegida y Maltrato de Animales de Compañía sean sancionados con prisión de cuatro a seis años. Esa petición está en Comisión de Legislación que esperamos escuchen a los miles de salvadoreños que se han sumado a la campaña de #CárcelPorMaltratoAnimal que he impulsado en la web haciendo esta solicitud a mis colegas.

Los diputados debemos aprobar leyes que los protejan, explicar y razonar nuestra postura –a favor o en contra– del respeto a estos seres vivos.

Los animales no humanos "sintientes" sí tienen derechos y aunque no se les puede dotar de todos los que un ser humano posee, tienen derecho a ser protegidos contra la crueldad y tratos incompatibles con la mínima racionalidad. Se deben reconocer sus derechos como parte de la obligación del respeto a la vida y la dignidad de un ser que siente.

Tags:

  • crueldad animal
  • derechos
  • violencia social
  • hipopótamo Gustavito
  • maltrato

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines