Lo más visto

Más de Opinión

Si las elecciones fueran hoy

Enlace copiado
Sandra de Barraza - Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Sandra de Barraza - Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

No hay encuestas públicas sobre la intención de voto 2019. El ambiente parece que no da para pensar en el próximo quinquenio. Y no da por la carga emocional que las noticias imponen a la agenda personal. La corrupción y los homicidios tienen las primeras páginas; las medidas gubernamentales ocupan espacio y generan comentarios; la administración del agua, la toma de calles y carreteras y entre otros, el caso de la policía Carla Ayala que sigue en la oscuridad y nos mantiene con las dudas sobre la PNC generan poca confianza y esperanza. En este ambiente, las elecciones de 2019, los 200 años de independencia y el gobierno 2019-2024 interesan poco.

Venimos de un período de guerra en la que todos los salvadoreños estuvimos afectados. Muchos perdieron parientes y amigos, otros emigraron, otros fueron desalojados, y los combatientes concluyeron con acuerdos para deponer las armas y se incorporaron a la vida política/partidaria. Han pasado 26 años, la gente ha cambiado, aunque se mantienen heridas profundas que no fueron tratadas en su momento. Es reciente, y ha sido obligado, enfrentar los crímenes de lesa humanidad, y también es reciente estrenar funcionarios que demuestran que es posible confiar en las instituciones porque, simple y sencillamente, hacen lo que deben hacer.

La gente ya no cree a los políticos tradicionales. Ya se probó a unos, se dice. Ya se probó a los otros. Se dice. Ninguno de los dos fue capaz de resolver los problemas que a diario se vive y mucho menos, actuar con decencia para responder a las expectativas sociales. No hay empleo, los ingresos no son suficientes, la inseguridad amenaza y es obvia la incapacidad institucional. Cada uno ha tenido su turno y han demostrado incapacidad y corrupción, se dice. Difícil cambiar esta percepción. ¿Y entonces?

La pregunta no tiene respuesta fácil por el papel que los partidos políticos tienen en la organización del gobierno. Son ellos los que nos representan y los que administran los recursos para cumplir con la ley, respetando el bien común y los derechos individuales y políticos. No hay muchos recursos que administrar. Y la falta de probidad ha generado mucha pero mucha desconfianza. Se han solicitado préstamos para gasto corriente. Y con todo esto, la gente tiene poca motivación para cumplir con su responsabilidad fiscal. Y así ¿cómo comprometer que las cosas serán diferentes?

Difícil para los que aspiran a presidir el O. Ejecutivo durante el próximo quinquenio. Se tiene un problema fiscal y por eso hay que ser cuidadoso con lo que se ofrece. Por ejemplo, en salud no hay suficiente medicina ni insumos hospitalarios, pero se tiene un escalafón aprobado que es imposible satisfacer con las finanzas públicas. El escalafón, que es derecho laboral, tendrá que modificarse. Ni la economía ni la sociedad dan para cumplirlo. ¿Cómo recuperar el realismo?

Sincerarse. ¿Qué se quiere? ¿Medicinas e insumos hospitalarios? O ¿personal contratado con escalafón, pero sin equipo ni recursos para hacer la tarea? ¿Qué se quiere? ¿Niños y niñas educados y seguros en escuelas decentes? O ¿jóvenes encerrados en centros de internamiento? No hay que engañarse ni engañar, se necesitan sacrificios que afectarán a todos.

Si las elecciones fueran hoy... ¿por quién votaría? El voto hay que razonarlo y para esto, hay que perderle el miedo la política.

Tags:

  • encuestas
  • 2019
  • corrupción
  • política
  • Ejecutivo
  • elecciones

Lee también

Comentarios