Lo más visto

Más de Opinión

Siempre sale el Sol

Vivimos una época en que la frustración y la cólera han venido ganando terreno por todas partes. Es como si la humanidad estuviera cada vez más inconforme con las imágenes que la reflejan en sus múltiples espejos.
Enlace copiado
Siempre sale el Sol

Siempre sale el Sol

Siempre sale el Sol

Siempre sale el Sol

Enlace copiado
Desde luego, hay en la realidad motivos sobrados para sentirse a disgusto con gran cantidad de las cosas que ocurren por doquier, pero el riesgo que se corre cada vez más es la tentación de dejarse envolver por las percepciones sombrías, como si eso se hubiera convertido en una especie de ley actual de vida. Está bien globalizar el reclamo contra los diversos absurdos que nos asaltan a diario, pero sin que ello nos prive de reconocernos como seres con voluntad de horizonte y con vocación de esperanza. Los desafíos de la actualidad vienen contaminados de amenazas y salpicados de sinsabores; y eso se convierte muy fácilmente en caldo de cultivo del desaliento y de la incertidumbre. La pregunta del día, todos los días, es: ¿Qué nos puede pasar hoy? Y basta hojear el álbum de las noticias para sentir que nos puede pasar cualquier cosa. Si es así, tenemos que estar preparados siempre para lo que pueda venir, en el entendido que ahí caben lo bueno y lo malo; y teniendo además constante conciencia de que lo que venga dependerá en gran medida de nuestros propios empeños y desempeños. Todo por supuesto a la luz de una consigna inmutable: Siempre sale el Sol. Esto lo tengo vivenciado casi desde el inicio de la vida, entre la naturaleza radiante. Hace años escribí un poema que dice en una de sus estrofas: “El Sol se esconde cada día/ para darnos a diario la sagrada lección de despertar./ Y no necesitamos un maestro más lúcido y más fiel”.

Tags:

  • lucidez
  • porvenir
  • futuro

Lee también

Comentarios