Significado de Marca País

Enlace copiado
Enlace copiado

Hace unos meses atrás el Gobierno contrató a la empresa internacional INTERBRAND, para crear una imagen que representara a los salvadoreños, para ello diseñó un triángulo invertido con el nombre El Salvador en la base, incluyendo dibujos de zapote, marañones, café, mangos, piscuchas, hojas, flores, mariposas, farolitos, capiruchos, chibolas, trompo, palmas y bolas de fuego. El lema que usaron fue “nacimos en el lado positivo del mundo”.

Todo ello a un costo de $450,000. Ante esta innovación de diseño marca país, se esperaba un mejor posicionamiento a nivel internacional de lo que representa El Salvador para el mundo de los negocios y qué tan atractivos nos ven los inversionistas extranjeros. No obstante, después de cinco meses de su lanzamiento no se ha visto un incremento en la inversión extranjera directa, que beneficie a El Salvador, muy al contrario, cada día que pasa se sigue contrayendo la poca inversión extranjera que se tiene.

Lo cual significa que la marca país no es solo un diseño pintoresco, sino todo un concepto estratégico en marketing y comunicación, que hace énfasis en el valor intangible de la reputación e imagen de un país, a través de múltiples aspectos, tales como sus productos y rubros, que engloban el turismo, la cultura, sus costumbres, el deporte, las empresas locales y las entidades públicas, dado que son estos elementos los que determinan los valores que se asocian a un país.

Es decir que la atracción de inversión extranjera, la captación de mano de obra, su influencia política y cultural en el mundo, no está determinada únicamente por un diseño marca país, sino por la estrategia global de marketing y comunicación que se ejecute de forma apropiada. Aunado a ello se requiere que las personas que estén a cargo de esta tarea para ofrecer un país mucho más atractivo al mundo tengan claridad hacia dónde se debe orientar a El Salvador para gestionar nuevos negocios.

Ante este escenario sorprende el nombramiento del reconocido diseñador de vestuario Rosemberg Rivas de la marca país, dado que su talento y vocación es distinta a la de la promoción de un país, ya que para ello se necesita además de las credenciales académicas, experiencia diplomática, conocimiento global del comercio internacional, manejo de relaciones internacionales y capacidad de gestión ante organismos públicos y privados.

Por lo tanto, representar a El Salvador en su imagen y reputación es más que moda y buena costura, el objetivo de PROESA y su marca país debe estar orientado en volver a El Salvador más atractivo a los inversionistas, lo que implica que el funcionario que realiza ese papel no solo debe de estar comprometido con la reputación de su país, sino que debe tener una moral bien definida, decoro y respeto por las costumbres propias de El Salvador y de otros países.

Es de recordar que existe un protocolo de vestuario para el hombre y la mujer, que se debe de cumplir en eventos y convenciones locales e internaciones, y no sería conveniente para El Salvador, que uno de sus funcionarios no cumpla ese protocolo, por ello creo el señor Rivas no es la persona idónea para representar a los salvadoreños, más allá de su orientación sexual, aun más habiendo tanto salvadoreño con credenciales académicas y diplomáticas, que podrían hacer un buen papel.

Espero que el Gobierno reflexione y se dé cuenta del error que comete, al imponer a personas que no representan la cultura salvadoreña. No se debe olvidar que en El Salvador la familia se forma ente un hombre y una mujer, la legislación así lo establece y la Biblia como autoridad moral así lo afirma.

Lee también

Comentarios

Newsletter