Signo esperanzador

En el vecindario comercial ha aparecido uno de estos días un negocio nuevo, que no es vistoso en sí, porque está en un pequeño espacio entre dos edificaciones de buenas proporciones arquitectónicas.
Enlace copiado
Enlace copiado
El lugar es una construcción de las de antes, que parece un residuo del pasado, como si sus antiguos dueños se hubieran olvidado de su existencia. Ahora, lo que hay ahí, después de tanto tiempo de permanecer en condición inútil, es una vitrina con objetos extraños, una puerta con un aviso permanente: ABIERTO, una lámpara que cambia de colores sobre el dintel y, en un marco sin mayor relieve, el nombre del negocio: “Se descifran los signos de los tiempos”. Curiosa ocupación, ¿verdad? ¿Será un puesto de adivinaciones? ¿Tendrá que ver con profecías, que están tan en boga? ¿Se usarán recursos como el Tarot o la numerología? Los transeúntes pasan sin prestar atención. Nadie asoma desde el interior, nadie se interesa desde el exterior. Pero alguien, sin pronto, se detiene. La lámpara que cuelga sobre el dintel destella con fulgor intenso. Si alguien, un transeúnte cualquiera, se interesa en descifrar los signos de los tiempos, hay esperanza.

Tags:

  • construccion
  • permanecer
  • desde el exterior

Lee también

Comentarios

Newsletter