Lo más visto

Más de Opinión

Sin meterse a político

No es necesario ser político para observar y decir lo que se ve y escucha.
Enlace copiado
Sin meterse a político

Sin meterse a político

Sin meterse a político

Sin meterse a político

Enlace copiado
Y opinar es un derecho y una obligación de todo ciudadano expresarse, especialmente cuando se trata de aportar lo que estima adecuado para solucionar situaciones o problemas nacionales, conforme a su propia capacidad o experiencia, por lo cual, lo que aquí digo no va como crítica ni ofensa al gobierno ni a un partido político en particular, sino son ideas generales.

Desde luego “que se rasque a quien le pique”, siempre en el sentido de avanzar en nuestro sistema democrático, económico y social.

“Lo que a la vista está no requiere anteojos” dice el refrán y esto lo puede comentar desde el barrendero hasta el más erudito profesional de cualquier disciplina. Todos en sus propias palabras, sin que sea antigobiernista ni partidario, militante o simpatizante de uno u otro partido político; para que una condición se dé en favor o en contra de la población depende del conocimiento y responsabilidad del funcionario que tiene a su cargo la administración de un área específica a nivel nacional.

Para ello es necesario que dicho administrador posea la capacidad profesional o técnica necesaria, lo que evitaría malgastar dineros en cantidad de asesores por cada funcionario elegido o nombrado.

De ahí un llamado, un ruego, una súplica, exigencia o lo que se quiera para que los partidos políticos al seleccionar a sus candidatos, desde el presidente de la República hacia abajo, deben llenar los requisitos mínimos que estudiarán previamente. Quien deba representar a todo el pueblo entero tendría que ser un “estadista” debidamente ilustrado en diferentes áreas de la economía, la sociología, leyes, étnica, costumbres, idiomas, etcétera.

Para mandar no se necesita experiencia en comandar tropas o ejércitos legales o no de hombres armados que les obedezcan ciegamente, sino saber cumplir los mandatos del pueblo, respetar las leyes, ser honesto, de moralidad comprobada, justo, humilde y los ministros o secretarios de Estado tienen que conocer del tema como agricultor, economista, médico, ingeniero, ambientalista, docente, graduado en Ciencias Políticas (politólogo), etcétera, según el cargo asignado.

De igual manera los candidatos a diputados los requisitos mínimos ser graduados o expertos en diferentes profesiones o técnicas para complementarse conocimientos entre sí, salvo estudios especiales que requieran tiempo para emitir decisiones técnicas bajo contratos determinados, no como empleados por tiempo indefinido, ya no digamos los alcaldes de acuerdo con la población y actividades de su comprensión, en otras palabras no politiqueros, sino gente pensante, por supuesto llegar a esto en nuestro país nos faltan años luz, tenemos que comenzar desde ya con la educación integral de moral, cívica, principios espirituales y culturales que se han borrado de nuestros programas de enseñanza para lograr ciudadanos íntegros, respetuosos, disciplinados, productivos y esperar dos o más generaciones para ver frutos, lo que en verdad eliminaría por completo la delincuencia, cerrando cárceles y abriendo escuelas.

La obligación de todo funcionario responsable, además de su honradez y equidad, es analizar las observaciones, opiniones y reclamos de la población en sus diversas áreas o consultar a quien corresponda lo que no comprenda, para saber servir en lo presente y prever el futuro de las necesidades de su conglomerado, por hoy solo pretenden solucionar lo que les favorece en su período para decir con orgullo lo realizado. Ejemplo: la cantidad de pandilleros capturados por la policía, reduciendo los asesinatos por día, pero lo problemático es que no hay suficiente espacio para albergar a los miles que aún están libres y otros tantos menores abandonados que están reclutando los actuales.

Tags:

  • funcionarios
  • ciudadania
  • candidatos
  • requisitos

Lee también

Comentarios