Sin oxígeno en El Salvador

“La información como ‘oxígeno de la democracia’, en cuanto esta consiste en el ejercicio del poder en público y con la participación efectiva de las personas en la toma de decisiones que les afecten” (inconstitucionalidad 13-2012).
Enlace copiado
Sin oxígeno en El Salvador

Sin oxígeno en El Salvador

Sin oxígeno en El Salvador

Sin oxígeno en El Salvador

Enlace copiado
El acceso a la información es un derecho fundamental que amplía otros derechos de los ciudadanos y mejora la calidad democrática de nuestra sociedad. El 8 de febrero a la 2:58 a. m., las fracciones legislativas del FMLN, GANA, CN y PDC aprobaron una reforma a la Ley de Acceso a la Información Pública (LAIP) que limita este derecho al “mutilar” facultades del Instituto de Acceso a la Información Pública, dado que solo podrá recomendar el cumplimiento de la ley; por ejemplo, es como si las autoridades policiales solo pudieran recomendarle no cometer delitos, sin ser capaces de capturar y detener al infractor. Asimismo, agravando la situación, la reforma establece maniobras para evadir la entrega de la información al eliminar las sanciones ante la falta de respuestas a las peticiones de información, es decir, el instituto no podrá actuar si un ente público determina como información reservada los gastos en obras de arte.

La reforma reduce el oxígeno de la democracia salvadoreña, la posibilidad de una participación ciudadana informada, una lucha contra la corrupción efectiva y viola la Constitución de la República. Resulta curioso recordar que esta ley fue considerada la cuarta mejor en el mundo, y ahora es reformada y desfigurada. Además, la LAIP fue impulsada por el FMLN, que propuso en su proyecto de ley una institucionalidad con la potestad para obligar a los funcionarios a entregar la información inmediatamente, justo lo contrario a lo que aprobaron el viernes por la madrugada; y, este partido que propuso eliminar los “madrugones”, por su naturaleza poco democrática al anular la posibilidad de discutir e informar a los ciudadanos, justo realiza esa práctica nefasta. Por último, el ambiente político se agrava cuando esta reforma, que podría facilitar la corrupción, se realiza cuando se conocen casos de corrupción de gestiones gubernamentales pasadas.

“Que todo su quehacer se realice bajo la mirada ciudadana, garantizando el derecho al acceso a la información pública, a la petición de cuentas y a la rendición de cuentas...”, así el FMLN proponía un gobierno honrado, transparente y de rendición de cuentas en el programa de Gobierno 2009-2014 (p. 21). Esta actuación legislativa desdice dicho texto y demuestra la naturaleza poco democrática de los partidos políticos involucrados y la defensa de prácticas corruptas, clientelistas e ineficientes.

Sumado a las actuaciones del presidente de la República que han obstaculizado la aplicación de la LAIP, el rechazo de las entidades públicas a brindar información y, en general, una cultura de secretismo instalada en la mayoría de instituciones públicas, esta reforma legal desprecia el esfuerzo ciudadano por tener una institucionalidad fuerte y una sociedad más democrática. Estas acciones son muestras de una clase política oscura que rehúsa comprender las necesidades de una nueva generación de salvadoreños (que busca un gobierno abierto, transparente y cercano) y se aferran a sus cuotas de poder estrangulando novedosas propuestas democráticas, como la LAIP, y coartando las oportunidades de una convivencia más democrática y una mejor calidad de vida de los salvadoreños. Es momento de una demanda de inconstitucionalidad y un relevo político.

Tags:

  • Asamblea Legislativa
  • Ley de Acceso a la Informacion Publica
  • reformas a la LAIP
  • transparencia
  • corrupcion

Lee también

Comentarios

Newsletter