Lo más visto

Más de Opinión

Soberanía y Fuerza Armada (segunda entrega)

Enlace copiado
Ricardo Sosa / Experto en seguridad y criminología

Ricardo Sosa / Experto en seguridad y criminología

Enlace copiado

La Asamblea Legislativa interviene en la soberanía interna, ya que es la responsable de emitir la legislación, pero también limita la actuación del Órgano Ejecutivo, dispone cesar la actuación de la Fuerza Armada en el mantenimiento de la paz interna, como se establece en el artículo 168 al final del ordinal décimo segundo: "Podrá en cualquier momento, disponer el cese de tales medidas excepcionales". Además la Asamblea Legislativa controla el ejercicio de la soberanía interna del Órgano Ejecutivo, cuando recibe el informe de la actuación de la Fuerza Armada en el mantenimiento de la paz y cumplimiento de esta misión.

A la Fuerza Armada en relación con la protección de la soberanía interna la Constitución establece en el artículo 212 que el señor presidente podrá disponer excepcionalmente para el mantenimiento de la paz interna, misión que está limitada por la misma Constitución, que nos explica que no es una situación normal, y que es temporal, sujeta al restablecimiento del orden, condición indispensable para que cese dicha actuación, y proporcional a la amenaza. Esta misión demanda a la Fuerza Armada una adecuación temporal de organización, equipamiento y adiestramiento que no está estipulada en la Constitución como lo está para la defensa de la soberanía exterior, por lo que constituye un gran desafío para la misma.

La efectividad de nuestra Fuerza Armada en el cumplimiento de la misión de garantizar la soberanía y la integridad del territorio la Constitución la define en el artículo 211, la Fuerza Armada es una institución permanente al servicio de la Nación, es obediente, profesional, apolítica y no deliberante. Al asegurar la soberanía e integridad del territorio se logra alcanzar los objetivos nacionales permanentes que constituyen el Estado.

La Fuerza Armada es obediente, debe entenderse el contexto del cumplimiento de las misiones que le sean asignadas por las autoridades civiles y militares dentro de su misión constitucional.

La Fuerza Armada es apolítica, debe mantenerse fuera de la búsqueda del ejercicio de la representación del pueblo dentro del gobierno, no debe participar a favor o en contra de un determinado partido político.

La Fuerza Armada es no deliberante, cumplirá las misiones que establezcan las autoridades políticas del país que por Constitución se les faculta para hacerlas, así como las autoridades militares dentro de la institución siempre dentro de la competencia de la Constitución, leyes y reglamentos respectivos. La Constitución de 1983 se refería a la no deliberancia, especificando que se trataba de los asuntos del servicio, esta explicación fue omitida en las reformas a la Constitución de 1992. La no deliberancia no significa que no exista estudio y análisis de la situación nacional e internacional, así como de prospectivas y el asesoramiento a nivel político del empleo adecuado de la Fuerza Armada.

Es vital recuperar el territorio, y la presencia del Estado, que se active la reserva moral de cada sector en los municipios, que era soporte y estrategia del servicio territorial, como un sistema de control social, ya que existe una lucha por el territorio, entre el Estado y el crimen organizado. Cuando la seguridad pública es sobrepasada, y se atenta contra la soberanía interior, no es solo la seguridad ciudadana la que está en riesgo, sino la paz.

Tags:

  • Fuerza Armada
  • soberanía
  • obediente
  • no deliberante
  • recuperar el territorio

Lee también

Comentarios