Sobre diálogos y acuerdos (2)

Políticos, analistas y gente común repiten constantemente, pero no se concreta la necesidad urgente del país
Enlace copiado
Sobre diálogos y acuerdos (2)

Sobre diálogos y acuerdos (2)

Sobre diálogos y acuerdos (2)

Sobre diálogos y acuerdos (2)

Enlace copiado
Políticos, analistas y gente común repiten constantemente, pero no se concreta la necesidad urgente del país, de lograr acuerdos básicos mediante el diálogo entre las dos fuerzas políticas principales, con la representatividad y el mandato que la población le dio en las últimas elecciones presidenciales; y de diputados, al no dar la mayoría a nadie; y en las presidenciales por un margen muy escaso de votos ¡ENTIÉNDANSE! es hora de que asuman ese mandato seriamente y dialoguen con verdadera voluntad con agenda de nación, no de manera táctica, no con la intención de utilizar al otro y en el caso del FMLN no como una forma de ganar tiempo hasta que se den las condiciones objetivas para tomar el control total, que es lo que piensan analistas agudos.

El diálogo no admite más demora, debe haber acuerdos en algún lugar en el medio, entenderse en los temas que agobian a la población, la situación no da más, la gente muere, no tiene empleo, emigra o quiere irse del país, la economía retrocede inexorablemente, la educación, la salud, la seguridad y, en general, los programas sociales no tienen suficientes fondos para funcionar y la capacidad del Gobierno de endeudarse con LETES llegó a su límite. Debe buscar entendimientos con ARENA no solamente para obtener sus votos, como en ARENA dicen, sino comprometerse con una agenda mínima, que permita avanzar y crear confianza, que actualmente no existe porque no ha habido buena fe. Establecer un diálogo serio que aborde más allá de la coyuntura los principales temas que necesita el país para salir adelante.

La polarización por diferencias ideológicas y odio de clases debió quedar atrás después de la infame guerra que vivimos, decenas de miles de muertos y la destrucción de la infraestructura del país ya no debiera existir. El muro de Berlín cayó en 1992, el chavismo se está muriendo y los gobiernos de ARENA no fueron militares dictatoriales represivos que anularon los espacios políticos para que otros se expresaran, las razones más importantes para la insurgencia. Más bien su primer presidente Alfredo Cristiani ayudado por gente del calibre de Ignacio Ellacuría, los países amigos y Naciones Unidas lograron poner a ambos bandos en el camino al diálogo y la paz desde el poder, interpretando que, al igual que ahora, es muy difícil que alguien imponga su ley, sino que El Salvador no podía seguir sangrando. La izquierda tuvo visionarios como Hándal, Villalobos y Samayoa, entre otros, que lo entendieron igual, negociando más allá de un simple cese al fuego, sino acuerdos que impidieran la repetición de la militarización represiva, sacando al ejército de la política, cumplido ejemplarmente la Fuerza Armada y abriendo el espacio para que la izquierda incursionara en la política democrática, ahora gobiernan, están en su segundo período presidencial.

La situación es diferente pero dramática y la polarización no tiene sentido, aunque hay muchos que la viven y la llevan en su ADN, hay una enorme cantidad de población movida por la cúpulas políticas a quienes la polarización les conviene para efectos electorales. Pero el tema no da más, se agotó, hay que superarlo no debemos volver a ver en las redes sociales a legítimos y troles hablando de arenazis o de arenarcos, terengos ni piricuacos, ni epítetos insultantes..

Si queremos que el país salga delante y nuestros hijos y nietos tengan un futuro mejor, ese diálogo es imprescindible, ineludible, el FMLN y ARENA no pueden escapar a esa responsabilidad histórica.

Y aunque el diálogo sería entre políticos, la sociedad debe de presionar con fuerza para que se establezcan de una manera seria, responsable. Una gran ayuda sería que se haga con facilitadores y testigos externos, ONU, Unión Europea, cooperación internacional.

2016 debe ser el año del diálogo.

Lee también

Comentarios

Newsletter