Lo más visto

Solamente una reflexión

Enlace copiado
Nery de Zaldaña - Escritora

Nery de Zaldaña - Escritora

Enlace copiado

Esta es una apreciación simple, porque su trasfondo no pertenece a mi estilo. Además, abundan y hasta sobran tremendos eruditos, temáticos, teóricos, analistas, etcétera, desplegando su sentir y pensar, sus deseos e intereses, que realmente tiempo hace falta para leerlos y escucharlos a todos... (todo se toma como de donde viene).

Dice un antiguo poema: "Oh, mi querido Carreón, hablaron tan bien de ti, que creí que habías muerto"... es que cuando nos referimos a un difunto, abundan las frases: "tan bueno/a que era"... "deja un gran vacío"... "era una gran persona, un gran amigo, un honorable ser"; y claro, eso se dice generalmente frente a los deudos o conexos. Pero cuando de despepitar a uno que ni se puede ni se quiere defender se trata, para eso nos pintamos muchos; y el colmo es que a veces el ofensor ni conoce de cerca a su víctima, pero como lo mueven fuerzas nefastas, entonces le resulta deliciosa la bajeza de sobajar a personas que finalmente ni un daño pueden hacerles.

Río revuelto, ganancia de pescadores, ¿verdad? y cuando las avalanchas y los relajos están en boga, cualquiera mete su mohosa cucharota y revuelve; y según las cantaletas de sirenas viejas y destempladas que escucha, se lanza al danzón, baile ridículo, inútil y dañino, porque agarra como compañero/a de rumba, imágenes por demás prohibidas, inaccesibles para él, para él que se atreve a convertirlas en espectros, bufoneando con el honor de ellas, sin tener conciencia de que sus actitudes ni son justas, ni son útiles, y solo sirven para perjudicar; porque ha actuado sin conocimiento real de la persona y las circunstancias, y han sido otros intereses los que le impelen.

Tampoco se puede negar que dentro de los derechos de que gozamos existe la libertad de expresión, y que cualquiera con motivos reales y legales, puede perfectamente presentar sus puntos de vista, señalamientos, sugerencias o exigencias, personal o corporativamente, o en nombre de la sociedad; pero para ejercer este derecho debemos tener bases y conocimiento del asunto y de las personas; y sin obviar los buenos modales y la educación, expresarse ante las instancias correspondientes, pensando en soluciones y no en desahogarse de frustraciones internas.

¿Y a quién me estoy refiriendo? Bueno, a una de las candidatas a magistrada de la CSJ, a quien varias personas se han dedicado a insultar, desprestigiar y ridiculizar, debido a la tardanza en la elección; y creo que ya basta con esa cobardía, primero, porque si la conocieran de cerca, verían cuán equivocados están al juzgarla; segundo, porque es mujer y no merece esa violencia psicológica que le están aplicando; y tercero, porque ella no es la culpable de la tardanza en la elección: ella no es electora sino postulante, y jamás ha participado en la dilación de la elección.

¿Estamos molestos por la tardanza? Sí, y todos. Entonces, enojémonos con los que la están retrasando, pero no la agarremos con la procuradora general de la República, quien por 3 periodos consecutivos ha estado en el cargo sirviéndole a miles de niños, niñas, mujeres, hombres, familia, discapacitados, jóvenes, ancianos, libres y presos; con todo, defendiéndoles sus derechos; en una línea profesional del Derecho horizontal con la FGR, PDDH, CSJ, CNJ, UTE, ISDEMU, ISNA, organismos internacionales, cuerpo diplomático, etcétera; esa es su carta de presentación y la base de su hoja de vida.

Tags:

  • honor
  • derechos
  • puntos de vista
  • CSJ
  • procuradora general

Lee también

Comentarios