Solo con la ciudadanía incorporada

Los países y ciudades que han tenido éxito en el combate a la violencia y delincuencia de grupos lo han logrado cuando, además de su buena planificación y ejecución de programas para combatirla, tuvieron a la población de su lado y lograron esa confianza y acompañamiento no solo por desesperación, sino por las acciones de las autoridades, que la fueron convenciendo, como en Colombia, Nueva York y Los Ángeles. Como dice la famosa frase latina: “Rex non verba” (hechos, no palabras).
Enlace copiado
Solo con la ciudadanía incorporada

Solo con la ciudadanía incorporada

Solo con la ciudadanía incorporada

Solo con la ciudadanía incorporada

Enlace copiado
Y es que la población en esos lugares, al igual que la nuestra, desconfiaba de la policía y más aún de los políticos. Repito, aquí lo que tanto otros compañeros del consejo y el que escribe señalamos a las autoridades es que es urgente tomar algunas medidas inmediatas, notables, visibles, que reviertan el escepticismo de la gente. Eso es vital, con la población hay posibilidades, sin ella, ninguna. Ya estamos en una fase tan aguda de poder de las pandillas que no se puede de otra forma.Una nube de desconfianza flota en el ambiente sobre la efectividad del Consejo de Seguridad, la sinceridad del Gobierno y su efectividad al combatir el crimen, si en efecto no están negociando a escondidas con los cabecillas de las pandillas. Muchos ciudadanos comunes, otros bien informados y que trabajan en seguridad, así como algunos extranjeros vinculados al tema de combate a la violencia, me han dicho de formas variadas que el FMLN, sino el Gobierno, aunque al final son lo mismo, está negociando con las pandillas, entre otras cosas, pera tener su apoyo en las elecciones que vienen. Yo sigo creyendo en la buena voluntad y la sinceridad de la gente con la que nos sentamos en la mesa de diálogo del consejo. Me preguntan afuera: “¿No crees que te están utilizando?” No es nuevo, y repito, si te invitan al diálogo hay que aceptar y de buena fe luchar y llegar tan lejos como se pueda. Prefiero mejor fallar luchando que criticando cómodamente desde fuera y sin hacer nada. El tema confianza es el más sensitivo, seguido de la duda sobre la capacidad, equipamiento y entrenamiento de la PNC y fiscales frente a un enemigo cada vez mejor armado, con inteligencia y gran control territorial. Bueno, el plan El Salvador Seguro contempla ese fortalecimiento, que es un proceso que llevará tiempo, pero confío en que se logrará el objetivo. La confianza a la población en los pocos días que faltan para la elección debe ganarse con hechos, distanciándose de la negociación y demostrando que son sinceros, no con palabras, sino con hechos. Confunde la aparición del mediador más visible en los medios afirmando que la disminución de los homicidios en estos últimos días es una medida o tregua unilateral tomada por los líderes de las maras para mostrar su buena voluntad, aceptando tácitamente que el incremento de asesinatos en los meses previos y el de abnegados policías ejecutados por vestir de azul y trabajar en nuestra defensa fueron parte del plan de los cabecillas, “incrementemos asesinatos y luego los disminuimos” como muestra despiadada de su poder, con la única explicación que podemos imaginar, aterrorizarnos y demostrarnos que la policía no puede con ellos. Un ablandamiento cuando nos mandan a decir con el señor Mijango que sin ellos la paz no es posible, que allí está la muestra, para sembrar desesperación e impotencia.La PNC, con sus pocos recursos, ha golpeado duro, pero no lo da a conocer adecuadamente; critican las reacciones del ministro de Seguridad a preguntas de los medios, son las de un hombre sencillo y sincero como lo he conocido. Pero ambos, PNC y ministerio, necesitan comunicadores profesionales para llevar su mensaje adecuadamente y dar confianza a la ciudadanía.

Tags:

  • rafael castellanos
  • analista
  • colombia
  • nueva york
  • los angeles
  • seguridad

Lee también

Comentarios

Newsletter