Lo más visto

Solo unidos podremos hacer de El Salvador algo grande

Enlace copiado
Carlos Calleja / Empresario

Carlos Calleja / Empresario

Enlace copiado

Hace casi un año tomé una de las decisiones más importantes en mi vida, salir de mi zona de confort como empresario e incursionar en el ejercicio de la política, desde entonces mi vida cambió completamente, sabiendo que enfrentaría muchos momentos difíciles, pero también que me traería muchas satisfacciones.

Como precandidato, he tenido el privilegio de recorrer todo el país, de conocer nuestro lindo El Salvador, pero sobre todo su gente, no solo me refiero a los más de 6 millones de salvadoreños que viven dentro de nuestras fronteras sino también a los 3 millones que viven en el extranjero, por eso me siento feliz cada vez que estrecho la mano de un agricultor, de un maestro, de un emprendedor, en fin, de cualquier salvadoreño que da lo mejor de sí para que nuestro país sea grande.

Cada vez que puedo convivir con mis hermanos salvadoreños me siento fortalecido, agradecido con Dios, me siento comprometido con esforzarme cada vez más, con continuar trabajando y formar el mejor y más capaz equipo de trabajo, para encontrar las soluciones a los problemas de inseguridad, desempleo y combatir las enormes deficiencias en educación y salud.

Durante todo este tiempo he escuchado a mis hermanos de todo el país y todos coinciden en que este país necesita tener un gobierno honesto y eficiente que garantice buenos trabajos y seguridad para toda la familia.

Hace unos días, una joven mujer en una reunión de vecinos en Sonsonate me preguntó: ¿Por qué debo creer yo en la política, si nos han engañado tantas veces, si se han aprovechado de nosotros, si a los políticos se les va todo el día en pelear y no resuelven nada? Mi respuesta salió del fondo de mi corazón, y quiero compartirla con ustedes:

“Decidí dejar atrás mi zona de confort, la comodidad de dedicarme a trabajar desde la empresa familiar para dedicarme a trabajar para todos los salvadoreños, sobre todo para quienes menos tienen; lo hice porque tengo dos hijos, Santiago que va a cumplir 5 años en marzo y Miranda quien tiene dos años. Andrea, mi esposa, y yo queremos ofrecerles a nuestros hijos una vida de oportunidades en El Salvador y eso mismo queremos para los hijos de todas las familias salvadoreñas. Con Andrea, nos motiva vivir una vida con propósito, y en la política hemos encontrado esto, pues nosotros no la vemos como una forma de servirnos sino al contrario de servir y es por eso que queremos trabajar para crear las condiciones para que todos podamos construir nuestro sueño salvadoreño dentro de nuestro país, junto a nuestras familias”.

La única manera de lograr hacer realidad nuestro sueño salvadoreño es uniéndonos y construyendo entre todos los salvadoreños una Nueva Visión de País que tenga como objetivo devolver la dignidad a los salvadoreños, la dignidad de un trabajo que le permita los ingresos necesarios para vivir de manera adecuada y que además los realice como persona, que puedan tener una vivienda con sus servicios básicos, en un ambiente seguro, con servicios de educación y salud de calidad.

Hace ya casi un año desde que decidí trabajar hombro a hombro a la par de todos los salvadoreños y eso me ha permitido ver en ellos una ilusión, confianza y esperanza de saber que después de la tempestad viene la calma, que a pesar de los tiempos retadores que estamos atravesando como país, es posible cambiar el rumbo del país y hacer las cosas bien.

Estamos a un año de las elecciones presidenciales de 2019 y me alegra ver que, gracias al apoyo de miles de salvadoreños, sus ideas y su participación, se hace posible que nuestra Nueva Visión de País avance a grandes pasos, estando conscientes de que los grandes cambios nunca son fáciles, pero que solo unidos los salvadoreños podremos hacerlo realidad.

Sabemos que hacer las cosas diferentes y tratar de ser un puente entre quienes han estado históricamente enfrentados nos traería ataques de quienes no quieren que el país cambie, quienes no quieren que salgamos de donde estamos y aquellos que quieren el poder para beneficio personal y de sus grupos; y para todo esto nuestra única respuesta es y será siempre más trabajo, con más apertura, esforzándonos por comprender a todos los salvadoreños, respetando a quienes no piensan como nosotros, llevando unión donde hay división, porque todos somos hermanos y como pasa en las familias, podemos tener nuestras diferencias, pero El Salvador es nuestro hogar.

Lee también

Comentarios