Sombrío destino

El Salvador enfrenta una de sus crisis más graves desde la guerra civil y fuera de prejuicios ideológicos y partidarios es importante hacer conciencia sobre la realidad social, económica y política que vive el país.
Enlace copiado
Sombrío destino

Sombrío destino

Sombrío destino

Sombrío destino

Enlace copiado
La violencia arrastra consigo más que estadísticas de asesinatos que luego de distintos intentos fallidos por controlar el fenómeno de las pandillas, para el año 2015 se posicionó como el país más violento del planeta como lo titula la organización Insight Crime.

Las estadísticas de homicidios para el presente año no son nada favorable, ya que se contabiliza un incremento del 101.19 % con respecto al primer trimestre del año anterior.

Sin embargo, el efecto de la violencia no se limita al número de homicidios diarios sino a su efecto multiplicador en la estructura social y económica del país.

Según datos recientes del Ministerio de Educación, un total de 13,402 estudiantes de primer grado a bachillerato deciden abandonar la escuela declarando problemas de inseguridad; sin embargo más allá de esta cifra existe un total de 20,000 estudiantes que desertan sus años escolares quienes por motivos de seguridad no declaran más que “cambio de domicilio” y “cambio de escuela”.

Ante la reciente visita de la experta en derechos humanos de la ONU quien llamó como prácticas contemporáneas de esclavitud al reclutamiento forzado de menores para actos sexuales y delictivos en algunos sectores del país, pareciera que ser joven en El Salvador es encontrarse en una guerra territorial del crimen organizado que según datos de Medicina Legal la mayor parte de víctimas oscila entre las edades de 15 a 19 años.

La delincuencia ha llenado de luto a miles de familias salvadoreñas quienes en su mayoría nunca han recibido asistencia psicológica, por lo que las secuelas delictivas sumada la impunidad del 94.8 % sobre actos delictivos convierten a las víctimas en prospectos victimarios.

La imagen que El Salvador refleja ante la comunidad internacional es indudablemente negativa considerando los comunicados en los que algunos países de Norteamérica y Europa advierten a sus ciudadanos sobre visitar el país, esto opaca las oportunidades de turismo e inversión con las que El Salvador cuenta.

Un estudio de la CEPAL revela que El Salvador captó únicamente el 3 % de la inversión extranjera directa que llegó a Centroamérica en 2015, convirtiéndose en el último destino de inversión en la región centroamericana.

El fenómeno de la extorsión es una realidad con la que debe luchar un 79 % de las micro y pequeñas empresas según una encuesta realizada por CONAPES y aún más alarmante los datos de la Cámara de Comercio que estima que un promedio de dos empresas cierran operaciones diariamente producto de la delincuencia y la baja actividad económica del país; esto sin considerar el sector informal.

La delincuencia no solo se cobra pérdidas humanas, asesina consigo la inversión, el emprendimiento y lo más lamentable aniquila el espíritu de lucha de los salvadoreños.

Consterna leer que para el corriente año las embajadas reportan un incremento en las solicitudes de asilo e informan que ocho de cada 10 salvadoreños optarían por irse del país si tuvieran la oportunidad de hacerlo.

La crisis política que atravesamos no es más que la lucha histórica entre partidos que hemos vivido, este país necesita más soluciones y menos divisiones, necesita más políticos interesados en la seguridad de su país que en la de sus puestos.

Tags:

  • erick monterroza
  • insight crime
  • onu
  • pandillas
  • homicidios
  • reclutamiento forzado

Lee también

Comentarios

Newsletter