Superar falsedades y corrupción con educación (Parte 2)

EnEUA, durante el proceso electoral más controversial de su historia, se dio que los medios digitales y tradicionales de reconocida trayectoria realizaron su trabajo de cubrir las elecciones presidenciales bajo fuertes acusaciones de difundir noticias falsas. Así, se dio la situación de Marty Baron, director del Washington Post, quien pidió disculpas tras corroborar que la nota periodística contraria al entonces candidato Donald Trump contenía datos inexactos provenientes de una fuente web poco confiable. En El Salvador se sigue el caso en contra de los imputados que supuestamente participaron en el ciberataque en menoscabo de la credibilidad de LA PRENSA GRÁFICA, y El Diario de Hoy, sobre quienes pesa graves cargos delictivos.
Enlace copiado
Superar falsedades y corrupción con educación (Parte 2)

Superar falsedades y corrupción con educación (Parte 2)

Superar falsedades y corrupción con educación (Parte 2)

Superar falsedades y corrupción con educación (Parte 2)

Enlace copiado
¿Por qué se dan estos comportamientos dañinos para la democracia y la libertad de opinión e información? ¿Quiénes están llamados a actuar? Partamos de la certeza que nadie quiere relacionarse, votar o hacer negocios con un mentiroso, por lo que cada ser humano busca vivir en una sociedad fundamentada en la verdad, ya que solo con esta se puede haber justicia en las relaciones interpersonales y en el ejercicio del Estado de derecho. Por lo tanto, todos somos responsables de cuidar el pilar democrático de la libertad de opinión en un entorno informativo fiable: sociedad civil, Estado, organizaciones políticas, medios, periodistas y las empresas tecnológicas. Desde España, la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información (PDLI) presentó 10 puntos para superar y combatir los efectos de rumores, falsedades y ciberataques, para que no pierda la reputación como sistema político la democracia ni los medios de comunicación.

1. Aunque el primer responsable de la difusión de noticias falsas es quien las fabrica, todos los actores de la cadena de producción y distribución de contenidos deben estar comprometidos en actuar contra su propagación. 2. Debe llegarse a una definición consensuada sobre qué debe considerarse rumor o noticia falsa y qué no, para proteger formas legítimas de expresión legítimas como la sátira o la crítica social. 3. Los medios deben comprometerse a informar de la fuente, autor, fecha y procedencia de los contenidos que elaboran o de las que se hagan eco. 4. Se promoverán campañas de ‘alfabetización mediática y digital’ a la ciudadanía, para que esta sea capaz de verificar la fiabilidad de un contenido o sitio web. 5. Las empresas de distribución de contenidos, que deben considerarse como empresas informativas por el volumen que representan las noticias en su flujo de actividad, deben desarrollar mecanismos que penalicen, y no premien, los rumores así como herramientas que permitan filtrarlos del torrente de contenidos que se comparten. 6. Los medios de comunicación y los periodistas son responsables de cumplir sus obligaciones éticas en el ejercicio de su función, incluyendo sanciones que penalicen malas prácticas y la difusión de mentiras que deslegitiman el periodismo. La rectificación de contenidos erróneos será de acuerdo con las exigencias más estrictas. Los medios y periodistas, además, darán herramientas a su audiencia para que corrija las informaciones que sean inexactas. 7. Los medios facilitarán, en la mayor medida posible, la trazabilidad de sus informaciones y contenidos: mostrando las fuentes, cómo se ha obtenido la información, el método de elaboración y la autoría. 8. Las técnicas de verificación de contenidos, promovidas tanto desde los medios como desde organizaciones, deben cumplir los estándares internacionales consensuados en esta materia. 9. Todas las formas de comunicación deben ser responsables en combatir, y no promocionar, la difusión de contenidos falsos. Las campañas promocionales, sean comerciales, políticas o de cualquier tipo de organización, evitarán estas prácticas en su estrategia comunicativa. 10. Las iniciativas promovidas por los Estados y las organizaciones políticas serán respetuosas con los estándares internacionales sobre protección de la libertad de expresión e información. En particular, se evitará el Derecho penal como instrumento para combatir las noticias falsas y cualquier forma de injerencia política en el normal funcionamiento de los medios. http://libertadinformacion.cc/contra-la-posverdad-10-formulas-para-hacer-frente-a-las-noticias-falsas/

Tags:

  • opinion
  • libertad
  • ciberataques
  • democracia
  • medios

Lee también

Comentarios

Newsletter