Lo más visto

Más de Opinión

Suprimir el Consejo de Seguridad fue un error

Enlace copiado
Rafael Castellanos

Rafael Castellanos

Enlace copiado

El presidente Bukele, haciendo uso de su prerrogativa, derogó el Decreto Ejecutivo de creación del Consejo Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana (CNSCC) que le dio vida. No explicó mucho por qué, pero desde su elección y período de transición, que fue buscado para explicarle cómo funcionaba el Consejo y las ventajas que su funcionamiento apoyando Seguridad y Convivencia ciudadana, no mostró inclinación a hacerlo. Alguna vez mencionó que quizá un Consejo más pequeño con gente de su confianza, nunca le entusiasmó. La derogación del Decreto solamente confirma las señales.

El Consejo, un organismo lo más amplio existido en nuestra vida política, aportaba mucha riqueza en el análisis y por su misma multiplicidad social aportaba legitimidad a lo que ejecutaba el Estado, gobierno, municipalidades, legisladores, jueces y la sociedad civil organizada, crucial en territorio en la fase de prevención.

Preguntarán si el gobierno se atenía siempre a lo señalado por el Consejo, no en estricto rigor, pero mantenía el rumbo general. El mayor divorcio se manifestó en la asignación de presupuesto que no coincidía con el PESS. Asignó mayores recursos a la represión y menos a la prevención. Eso fue siempre señalado en las sesiones de Consejo y fuera de ellas, cuando asistimos a la Comisión de Seguridad de la Asamblea, en entrevistas que hacían a diversos miembros del mismo y en columna de quienes generamos opinión pública por ese medio. Debe reconocérsele al gobierno anterior que fue absolutamente tolerante y abierto a las críticas y NUNCA tomaron represalias ni respondieron airadamente, un excelente ejercicio democrático.

Otro desacuerdo desde el principio fue la transparencia, fiscalización y auditoría de fondos y de gestión. Aunque al principio del Plan, existió un grupo de gestión financiera, integrado por gobierno, Secretaría Técnica (PNUD, UE, OEA), la Cooperación externa y miembros idóneos de Consejo, nunca funcionó. Al principio fueron más esporádicas las reuniones hasta desaparecer. Igual que otros miembros, yo reclamé muchas veces eso en el Pleno de las sesiones de Consejo y aunque quedaba grabado, nunca tuve ninguna respuesta, ni apareció en las minutas que elaboraba la Secretaría Técnica.

Eso de que terceros auditen su gestión y uso de fondos no le gustó al gobierno y probablemente es una de las cosas que no le gusta al actual, de la idea del Consejo, que aunque junto con el Plan El Salvador Seguro fue diseñado como un Plan de Nación para ser adoptado por sucesivos gobiernos de cualquier pensamiento, sufrió la misma suerte que todos los planes que lo han precedido, no aguantaron un cambio de gobierno.

El Consejo, con distinta gente si se quiere, pero con la misma representatividad amplia de la sociedad y la comunidad internacional, puede aportarle al gobierno, si decide rectificar y no ver esto solamente con su equipo cercano, que probablemente no aporte nada nuevo y teman contrariarlo, múltiples puntos de vista desde la vivencia de estos actores, enriqueciendo sus insumos para mejores decisiones. Asimismo le conferiría un manto de legitimidad por la concurrencia tan amplia de la sociedad, que daría apoyo externo en sus actuaciones.

Dado el estilo de gobernar autosuficiente y distante mostrado hasta ahora, se ve imposible que reviva alguna versión del Consejo.

Tenían razón los diputados de la Comisión de Seguridad de la Asamblea, que veían con buenos ojos al CNSCC, cuando nos decían que para que el Consejo tuviera dientes y permanencia debía ser creado de nuevo por un Decreto Legislativo. Pero no se hizo.

Creo que eliminar el Consejo fue un error, pero le deseo éxitos en el combate a la violencia.

Tags:

  • Bukele
  • Consejo Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana
  • auditoría
  • Plan El Salvador Seguro
  • representatividad
  • decreto

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines