TPS: el espíritu salvadoreño responde ante toda adversidad

Enlace copiado
Enlace copiado

A pesar de que la política exterior de El Salvador no esté alineada con la política exterior de la Superpotencia del Norte, el esfuerzo que la cancillería ha realizado y continúa realizando a nivel de Congreso y Senado norteamericano tiene mérito; sin embargo, la realidad es que el TPS ha sido cancelado y que se han dado 18 meses para que la situación de nuestros compatriotas se legalice o derive en deportaciones masivas.

Lo mejor es aceptar la situación, poner nuestros ojos en lo que está por delante y enfrentarnos a este formidable desafío como una familia unida conformada por salvadoreños que responden a un hermano que pide ayuda urgente extendiendo una mano fraterna tanto como apoyo integral.

El desafío es gigantesco y la labor no es de una sola persona o partido político. Le corresponde al gobierno, sin embargo, facilitar el esfuerzo de partidos políticos, el sector privado, las fuerzas vivas de la nación y las organizaciones de salvadoreños transnacionales para que impulsen a cada salvadoreño dentro y fuera de nuestras fronteras a poner su mejor esfuerzo y a compartir su sapiencia para encontrar una salida favorable al problema que confrontamos.

La red de salvadoreños en el mundo debe activarse de inmediato creando grupos de especialistas notables, que sumen por la causa de la reforma migratoria y apoyen programas de capacitación acelerada para perfeccionar el inglés y la Informática de los migrantes. Igualmente, las comunidades nacionales deben estrechar sus vínculos con las asociaciones de salvadoreños en el exterior para elaborar, sobre la base de potenciales productivos o de servicios, 1,000 planes de negocios rentables que induzcan la creación de nuevas fuentes de empleo.

En Estados Unidos la batalla legal relacionada con la Reforma Migratoria ha comenzado. Un juez de la Corte del Distrito Norte de California ha bloqueado la iniciativa de condicionar reformas al DACA a cambio de la aprobación de fondos para construir el muro fronterizo. Idealmente dicha Reforma debe ser aprobada sin condiciones previas. Asimismo, el representante Republicano por el Distrito de Colorado Mike Coffman introdujo una propuesta de ley en el Congreso en la que propone extender el estatus temporal del TPS por un período de 3 años después del cual se podrá solicitar una residencia permanente. A su vez las redes de organizaciones de migrantes proclaman a viva voz que los valores, la tradición y el espíritu de compasión del pueblo norteamericano debe prevalecer ante la posible ruptura de familias hispanas como consecuencia de las nuevas políticas migratorias.

Un factor clave en esta lucha es que los electores norteamericanos decidirán este próximo noviembre de 2018 el equilibrio de fuerzas en el Congreso y el Senado. El peso del voto latino es trascendental y sin lugar a dudas una Reforma Migratoria justa y equilibrada garantizará la gobernabilidad y estabilidad política que tanto necesita Norteamérica actualmente.

Cada migrante o no migrante tiene su propio pulso, su talento, el derecho a una nueva oportunidad y el deber de dar lo mejor de sí. Ciertamente, unos se quedarán, algunos se trasladarán a otros países y otros regresarán a casa, pero si actuamos como una familia unida y en armonía, al final del día, todos saldremos transformados, fortalecidos y convertidos en una comunidad globalizada, pero con identidad nacional que responde a la adversidad con éxito.

Lee también

Comentarios

Newsletter