Tecnología, vulnerabilidad y desastres naturales

Hace quince años tuvimos los últimos terremotos, los cuales causaron luto y dolor en todo El Salvador.
Enlace copiado
Tecnología, vulnerabilidad y desastres naturales

Tecnología, vulnerabilidad y desastres naturales

Tecnología, vulnerabilidad y desastres naturales

Tecnología, vulnerabilidad y desastres naturales

Enlace copiado
Esos fatídicos sábados nos recordaron lo vulnerables que estamos ante los desastres naturales, en nuestro país. No solo estamos expuestos a terremotos, sino también a inundaciones, sequías, erupciones volcánicas, incendios forestales, etcétera.

Aún recuerdo ese sábado 13 de enero de 2001, cuando la tierra empezó a “mecerse” con mucha fuerza, no por algo estamos ubicados en el denominado Valle de las Hamacas, un sobrenombre bien merecido ante esta característica de la zona.

Luego vino el segundo terremoto, el 13 de febrero de 2001, y entre estas dos fechas podemos contar un sinnúmero de réplicas, las cuales incrementaban el factor de riesgo de las zonas que habían quedado en malas condiciones, no sin mencionar el factor psicológico y emocional, pues la mayoría de gente andaba con los nervios en un hilo, el dolor mostrado en muchas zonas, especialmente en la colonia Las Colinas, en Santa Tecla, que fue el símbolo de esta tragedia, acrecentaban más la incertidumbre y el temor.

El tiempo ha pasado, el peligro de un nuevo terremoto se mantiene vigente, el volcán Chaparrastique ha vuelto a su actividad, tuvimos un año sumamente seco, y cuando por fin llovió fue de manera torrencial, lo cual terminó de dañar las pocas plantaciones que apenas habían sobrevivido a la sequía, generando cuantiosas pérdidas económicas.

Ante todos estos acontecimientos y otros más que han ocurrido a lo largo y ancho del territorio nacional, nos hacemos las siguientes preguntas: ¿Estamos preparados para enfrentar una catástrofe de gran magnitud? ¿O una combinación de ellas? ¿Tenemos los recursos necesarios disponibles para hacerle frente? ¿Hacemos uso de la tecnología como el aliado principal para la prevención de los desastres y la atención de sus resultados?

Antes debo resaltar algunos esfuerzos que hay con respecto al monitoreo de las zonas del bajo Lempa, la creación de algunos albergues, un sistema básico de aviso ante el incremento de los caudales en los ríos y quebradas principales, la intervención de Protección Civil, cuerpos de socorro, Bomberos, Policía, Fuerza Armada y otros, sin embargo esto puede ser solución a corto plazo ante un fenómeno aislado, pero a largo plazo y con una combinación de desastres esto no es suficiente, ante la escasez de recursos, no queda de otra. Sin embargo, el involucramiento de la tecnología juega un papel importante en la prevención de desastres naturales.

Se tiene estaciones de monitoreo del Ministerio de Medio Ambiente, pero estas son muy puntuales y su cobertura se limita a zonas o puntos específicos, cuando deberíamos tener una red de sistemas de monitoreo y control en todo el territorio. Las autoridades deberían implementar todo un sistema y también un proceso de educación con la población a fin de saber qué hacer ante una catástrofe de grandes magnitudes.

El utilizar sistemas de monitoreo satelitales para el control de desplazamiento de tormentas, el uso de aeronaves no tripuladas drones para reconocimiento de zonas aisladas después de un terremoto o inundaciones, unidades robóticas para búsqueda y rescate, sistemas de detección infrarroja para ubicar incendios que empiezan a producirse son solo algunas de las herramientas que la tecnología actual ofrece poder anticipar y encarar de mejor manera estas situaciones adversas.

Por el momento no nos queda más que esperar a que el próximo desastre natural no nos agarre en “curva”, que no sea tan catastrófico y que el trabajo que desarrollan las autoridades hoy por hoy sea suficiente, mientras se dé un nuevo giro, que se pueda trabajar una ley que provea las facilidades para prepararnos adecuadamente y que la prevención sea parte cultural de nuestra gente, evitando que ante cada desastre natural el impacto en la pérdida de vidas y recursos sea el mínimo posible.

Tags:

  • terremotos
  • vulnerabilidad
  • chaparrastique
  • bajo lempa

Lee también

Comentarios

Newsletter