Lo más visto

Más de Opinión

¡Tenemos Ley de Comercio Electrónico!

El comercio electrónico es el proceso de compra y venta de productos o servicios por medios electrónicos, como las aplicaciones móviles e internet, en una escala local o global, lo que supone una revolución en la manera en la que los comerciantes y los clientes se comunican y desarrollan su actividad comercial. Este nuevo comercio (e-commerce) ha provocado el surgimiento y la quiebra de grandes empresas y ha cambiado para siempre la forma de hacer negocios.

Enlace copiado
Centro de Estudios Jurídicos

Centro de Estudios Jurídicos

Enlace copiado

En este sentido, el comercio electrónico brinda diversas ventajas. Permite expandir los negocios y las ventas; posibilitas tener un horario comercial de veinticuatro horas al día, todos los días del año; permite a los comerciantes reducir considerablemente sus costos administrativos, lo que a su vez permite ofrecer precios más bajos; y da mayor comodidad y facilidad a los clientes, ya que les permite ahorrar tiempo y costos relacionados al desplazamiento.

El Salvador, con la recientemente aprobada Ley de Comercio Electrónico, ha cerrado finalmente una importante brecha que tenía rezagado al país en el nuevo mundo de la contratación, ya que la ley establece un marco legal de las relaciones electrónicas de índole comercial y contractual. La misma establece un principio de equivalencia funcional, según el cual los documentos y comunicaciones electrónicas derivadas de las transacciones tendrán el mismo valor, efectos jurídicos, validez y fuerza probatoria de los realizados materialmente, cuando cumplan con los requisitos. Así, la nueva ley regula y permite el uso de la factura electrónica, la cual deberá emitirse como comprobante de pago a quienes realicen transacciones comerciales por estos medios, y desarrolla lo relativo a los contratos electrónicos, que producirán plenos efectos jurídicos.

De ser sancionada, la nueva ley entrará en vigencia un año después de su publicación en el Diario Oficial, y aplicará a toda persona natural o jurídica, pública o privada establecida en El Salvador, que realice por sí mismo o por medio de intermediarios transacciones comerciales por medio de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs).

Junto con la Ley de Firma Electrónica, aprobada en 2015 pero sin aplicación práctica hasta la fecha, deberán propiciarse buenas prácticas de comercio electrónico, brindando así seguridad jurídica a los comerciantes y a sus clientes que utilizan las TICs para realizar negocios. Insistimos: el reto estará en aplicar correctamente ambas leyes.

En términos generales, consideramos que la Ley de Comercio Electrónico cumple con lo señalado en los artículos 101 y 102 de la Constitución de la República, que establecen la obligación del Estado de promover el desarrollo económico y social, y de fomentar y proteger la iniciativa privada, generando confianza al hacer uso de las transacciones en línea.

Conscientes de la importancia que ésta nueva ley tendrá para dotar de seguridad jurídica, tanto a los comerciantes como a los clientes, a las transacciones que hoy por hoy ya se realicen a través de las TICs, el Centro de Estudios Jurídicos ha tenido a bien organizar un foro donde destacados abogados y empresarios, que conocen de primera mano la ley aprobada, debatirán sobre los aspectos que ésta desarrolla. Quedan todos cordialmente invitados, el jueves catorce de noviembre, a las seis de la tarde. Más información está disponible en nuestras redes sociales, página web, o solicítela al correo centrodeestudiosjuridicos.cej@gmail.com.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines