Lo más visto

Más de Opinión

Tenemos que modernizarnos en todos los órdenes para ser capaces de enfrentar los agudos retos de la modernidad

Nuestro reto de modernización no puede quedar limitado a iniciativas de ocasión o de momento, como generalmente son las que se dan en los ámbitos políticos.

Enlace copiado
La Prensa Gráfica

La Prensa Gráfica

Enlace copiado

La evolución es en estos momentos no sólo una dinámica propia del avance de los tiempos sino sobre todo un ejercicio de innovaciones en muchos sentidos imprevistas. Como todo lo nuevo que se presenta con ímpetus y características que no han dado señales previas suficientemente identificables como tales, lo que hoy impera en todas partes respecto del fenómeno evolutivo es una especie de desconcierto generalizado, que se hace presente en las sociedades más diversas, como son desde las que ahora compiten por la preeminencia global hasta las que apenas van saliendo de las viejas marginaciones que ya no podrían funcionar como lo hacían en aquellos entonces.

Los salvadoreños estamos ubicados justamente en esta última posición, y los desafíos del momento tienen como nota principal el abrirnos espacios que nunca antes tuvimos a nuestro alcance. Esto nos pone ante una necesidad que no tiene precedentes, ni por su dimensión ni por sus apremios: la necesidad de asumirnos como sujetos con identidad en un mundo cada vez más abierto, y por consiguiente más posibilitador de progreso sin fronteras. Lo que no podemos, entonces, so pena de quedar atrapados en las caducas limitaciones tradicionales, es hacer como si el mundo no hubiera cambiado para nosotros, cuando en verdad es todo lo contrario. Estamos aquí, visibles de una manera inédita, con una enorme cantidad de oportunidades a nuestra disposición, siempre que nos salgamos definitivamente de los esquemas obsoletos y nos animemos a adoptar las prácticas innovadoras.

Hay que recordar, para no repetir los errores absurdos de las viejas prácticas del poder, ejemplos traumáticos como el del Puerto de La Unión, cuyo proyecto de incorporación al comercio mundial en enlace directo con el hondureño Puerto Cortés se frustró cuando la concesión internacional estaba a punto de concretarse, por efecto inmediato de las malsanas manipulaciones provenientes de intereses mezquinos. Las nuevas realidades obligan a prevenir perversiones como la aludida, para que nuestro país se encamine de veras hacia sus mejores metas definitivas, que en todo caso deben responder al bien común.

Esto nos pone en clarísima evidencia que nuestro reto de modernización no puede quedar limitado a iniciativas de ocasión o de momento, como generalmente son las que se dan en los ámbitos políticos, porque ahí casi todo se mueve según sean las intenciones y las aspiraciones del momento. Aquí se trata, en verdad y de modo sistemático, de articular y organizar apropiadamente el empeño modernizador, que debe concretarse de modo sistemático en esfuerzos que sean capaces de trascender los tiempos cortos de la política en funciones.

Desde los más altos niveles del poder tanto público como privado se tienen que producir los signos y las señales que apunten hacia el aprovechamiento real y sustancial de todo lo que se nos ofrece en el escenario de esta compleja realidad en la que nos movemos sin excepción. Y el hecho de que eso aún no se haga con la responsabilidad debida pone más en entredicho a los actores correspondientes; y esto en verdad a nadie le conviene, y mucho menos a la ciudadanía, que es la destinataria natural de los diversos efectos, tanto positivos como negativos, que proliferan en el ambiente.

Vemos aparecer muchos gestos y declaraciones que apuntan hacia un despliegue de iniciativas en el orden de las inversiones orientadas a mejorar la productividad en distintos campos, y esto hay que irlo concretando para que sea creíble y aprovechable. Y para ello el espíritu modernizador debe hacerse valer sin reservas, tal como las circunstancias demandan.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines