"Teníamos hambre y nos comimos el miedo"

Enlace copiado
Óscar Manuel Batres B. - Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Óscar Manuel Batres B. - Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

Los cubanos están despertando de la pesadilla que los ha hecho vivir el régimen comunista durante más de 62 años. El domingo 11 de julio, en manifestaciones espontáneas animadas por las comunicaciones en las redes sociales, salieron a las calles en más de cuarenta puntos del país reclamando libertad y calidad de vida. La activista y periodista cubana Yoani Sánchez resumió el espíritu de las protestas con la frase que sirve como título de esta columna; salieron a reclamar a pesar del Estado policial con el que el régimen ha reprimido siempre cualquier movimiento disidente.

La mayor parte de los 11.3 millones de cubanos residentes en la isla están hastiados de las dificultades que tienen que padecer para adquirir los bienes básicos que necesitan para vivir dignamente, y que su gobierno siga dependiendo de la mendicidad internacional que ha sostenido la economía del país desde que en 1959 triunfó la Revolución. Las diversas imágenes que muestran las condiciones en que viven los cubanos son reveladoras que cuando los revolucionarios llegaron al poder el tiempo se detuvo. Han pasado desde entonces seis décadas y todavía el régimen culpa de todos los males que padecen al embargo estadounidense porque han sido incapaces de generar riqueza como lo hacen todos los países: produciendo, compitiendo e innovando para ser mejores.

El pueblo cubano está despertando y dándose cuenta de que a solo 90 millas de distancia está el país que representa la primera potencia económica mundial, y que ha dado acogida a millones de cubanos que salieron de la isla para prosperar y mejorar sus condiciones de vida. Las manifestaciones representan el inicio de un fin de un régimen fracasado. En Europa el fracaso del comunismo hizo implosionar los regímenes autoritarios que lo sostenían y mantenían oprimidos y en la miseria a sus pueblos; tres décadas después, la mayoría de esos países ya han alcanzado niveles de desarrollo superiores a las que tienen gran parte de los países latinoamericanos.

Después del colapso de la Unión Soviética, el régimen cubano, en los años más recientes, encontró en Venezuela los medios para seguirse sosteniendo. También han vivido de la asistencia que reciben de otros países con regímenes igualmente autoritarios y adversarios de Estados Unidos, a cambio de tener una presencia frente a las costas norteamericanas. Los principales dirigentes cubanos saben que esas alianzas les asegurarán un refugio para pasar sus últimos días cuando el pueblo haga caer el régimen y los persiga para castigarlos.

La reacción del régimen a las protestas fue activar el sistema de espionaje y los comités de defensa de la "revolución" para reprimir, perseguir y encarcelar a los manifestantes. Sin embargo, deben saber que ese sofisticado sistema de seguridad falló al ser incapaces de anticipar las manifestaciones que hubo ese domingo. Son signos que se les está acabando el apoyo popular y están perdiendo legitimidad. Cada vez está más cerca el final. Pese a la represión, la población ha ganado confianza, goza del apoyo de la comunidad internacional, continuará ejerciendo presión para seguir debilitando al régimen, y están dando un ejemplo al mundo de la fuerza que tiene la voluntad de un pueblo para terminar con un régimen infame.

Al recién estrenado presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, estas manifestaciones le hubieran presentado una oportunidad inmejorable para iniciar un diálogo con la sociedad civil que encauzara un proceso de reformas en Cuba. De todas las opciones que pudo haber seleccionado para demostrar a la población que lideraría un proceso para iniciar una época diferente, seleccionó el camino de incitar a las masas empobrecidas a defender la revolución con piedras y garrotes, y gritando las mismas consignas revolucionarias que llevan coreando seis décadas. Algún día recordará que "el tiempo perdido hasta los santos lo lloran".

Tags:

  • manifestaciones
  • cubanos
  • revolución
  • régimen
  • Miguel Díaz-Canel

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines