Lo más visto

Tentaciones del poder

¿Qué mueve a un político a pactar con criminales? Desde el domingo pasado fuimos sorprendidos por la captura del alcalde de Apopa, Elías Hernández.
Enlace copiado
Tentaciones del poder

Tentaciones del poder

Tentaciones del poder

Tentaciones del poder

Enlace copiado
Originalmente, tanto la Fiscalía General de la República (FGR) como la Policía Nacional Civil (PNC) fueron bastante herméticas sobre las razones de la detención. La FGR se limitó a decir a través de su cuenta en Twitter sobre la captura debido a “amenazas agravadas”, en tanto que el director de la PNC ahondó levemente, al ser consultado por LA PRENSA GRÁFICA, que fue por amenazas en contra de un vendedor.

Un día después se supo de la acusación por homicidio de un cabecilla de una pandilla y en los días subsiguientes nos hemos enterado de más cosas que han surgido de la investigación entre FGR y PNC: la alianza que el político tenía con una de las pandillas a cambio de reducción de violencia y para conseguir votos, la participación de empleados municipales, la contratación de pandilleros, la asignación de $10,000 para cabecillas de pandillas...

Muchos políticos reconocen que platican con las pandillas en tiempos de campaña para poder hacer reuniones en las colonias, porque el control territorial que ejercen es una realidad. También han salido a la luz las reuniones que tuvieron políticos de diferente signo ideológico con cabecillas nacionales de las pandillas para algo más que entrar a las colonias: consultas sobre la nominación de personajes para cargos públicos o para conseguir votos para la elección presidencial, entre otros. Además de eso, está la tregua entre pandillas, que está siendo investigada por la Fiscalía y que incluye acusaciones contra exfuncionarios, policías y uno de los llamados “intermediarios”. Recientemente, un exfuncionario de la Organización de Estados Americanos (OEA), Adam Blackwell, ha criticado las capturas de los ejecutores de una política de Estado.

Dicho esto, ¿sigue siendo sorprendente la vinculación entre políticos y pandilleros? Es decir, el poder se ejerce y si las pandillas se convirtieron en un poder real en las colonias, ¿no es acaso lógico que terminara viéndose frente a frente con el poder político? Viendo cómo son las cosas, nos parece algo que tenía que darse, pero la verdad es que no es natural. Las pandillas fueron alimentándose del poder en la medida que el Estado salvadoreño fue incapaz de frenar el fortalecimiento de estructuras criminales que crecieron a las sombras y que han llevado el terror a sus barrios.

De ahí que la fuente de ese “poder real” que ejercen en el territorio es ilegítimo, por cuanto se ha logrado por la fuerza. Y el Estado debería ser el único que ejerza la fuerza precisamente bajo los límites que la ley establece.

Sin embargo, nuestros políticos trabajan bajo la premisa que en campaña todo suma, incluyendo pactos con pandillas. Y la de Elías Hernández, político de ARENA, no es la única vinculación de un alcalde con pandilleros. También hay otros, que ya presienten, por sus conocidas vinculaciones con pandillas, que serán los próximos detenidos, por lo que se apresuran a hablar de “persecución política” y montan, como en Ilopango, “jornadas de oración” en contra de ella y de la violencia. Pero lo mismo ha pasado también en políticos del FMLN, como ya se hizo público. Y así deben estar otros institutos políticos.

Nuestro sistema político no puede seguir cayendo en la tentación de pactar con criminales para poder ser viable. Si no queda otra opción, habrá fracasado en la misión de ser representante de la ciudadanía. Se convertiría meramente en el delegado de fuerzas oscuras.

Tags:

  • apopa
  • fgr
  • elias hernandez
  • pnc
  • pandillas

Lee también

Comentarios