Lo más visto

Más de Opinión

Teodoro Petkoff, excepcional luchador, intelectual y político demócrata de la izquierda venezolana

Enlace copiado
Alberto Arene - Economista / Analista

Alberto Arene - Economista / Analista

Enlace copiado

Coincidió el fallecimiento de uno de los luchadores, intelectuales y políticos demócratas más prominentes de la izquierda latinoamericana –el venezolano Teodoro Petkoff– con el triunfo del ultraderechista Jair Bolsonaro de Brasil. Este resultado en el país más grande y de mayor influencia en Latinoamérica cierra el ciclo de gobiernos de izquierdas y abre el ciclo de una nueva hegemonía de la derecha, resultado –en gran parte– del resurgimiento xenofóbico-populista en el mundo, y del terrible legado del castro-chavismo populista en Venezuela y en varios de sus gobiernos aliados. Acérrimo crítico y opositor del régimen chavista en Venezuela, el testimonio de vida y pensamiento de Petkoff representa el mejor legado de proyectos políticos democrático-progresistas en Latinoamérica, que incidan en la libertad, la justicia y la prosperidad de nuestros pueblos.

Petkoff fue militante y secretario general del Partido Comunista Venezolano hasta su renuncia después de condenar la invasión soviética en Checoslovaquia (1968), fue guerrillero hasta su incorporación a la vida política fundando el Movimiento al Socialismo (MAS), fue candidato presidencial, ministro de planificación en el gobierno de Rafael Caldera donde ejecutó un plan de ajuste concertado que logró estabilizar la economía que recibió el próximo gobierno liderado por Chávez. Renunció de su partido al integrar el MAS, la coalición que llevó a Chávez al poder. Fue fundador-director del periódico Tal Cual, ganando el premio Ortega y Gasset de periodismo, que le fue otorgado personalmente por Felipe González cuando el régimen chavista le impidió salir del país.

Petkoff era el político y opositor venezolano más respetado a nivel internacional. Junto con Pompeyo Márquez y Freddy Muñoz lideraron la oposición desde la izquierda al proyecto autoritario y empobrecedor del chavismo que vociferaba en Venezuela y el mundo que la oposición democrática que participaba en las elecciones eran todos unos derechistas golpistas empleados y lacayos del imperialismo...

Al referirse al ciclo ascendente de la izquierda en Latinoamérica, afirmó: "Los pueblos del continente... están colocando sus esperanzas y expectativas en la casilla izquierda del espectro político. Después de décadas de dictaduras militares desarrollistas y de democracias populistas y/o neoliberales, el balance, ofrecido en conjunto..., ha sido un legado de degradación institucional, corrupción y crecimiento económico precario y contradictorio, que condujo hacia las sociedades más injustas y desiguales del planeta, en permanente crisis social e inestabilidad política".

Pero identificó dos izquierdas afirmando: "...La izquierda no es homogénea. Hay otra corriente de inspiración radical que actúa mediante el personalismo, el autoritarismo y el control férreo de los poderes públicos, lo que la sitúa al borde de la democracia formal. Aunque el auge de la izquierda no parece coyuntural ni efímero, las diferencias de estilo y contenido que afloran frente a la hegemonía estadounidense son una prueba para su vocación democrática y su perdurabilidad" (T. Petkoff, "Las dos izquierdas", Nueva Sociedad, 2005).

Conocí a Teodoro en los 3 años que trabajé y viví en Venezuela correspondientes a la consolidación del poder de Chávez después del referéndum revocatorio (2004-2006). Siempre me pareció el más experimentado, brillante y coherente pensador y político venezolano, oponiéndose siempre a cualquier aventura golpista y a la abstención de la oposición en los irregulares y desequilibrados procesos electorales controlados por el régimen.

Una columna ayer en The New York Times se refirió a él como "el último hombre de Estado de Venezuela", "un incansable defensor de los valores democráticos que nunca dejó de criticar las tendencias autocráticas de Hugo Chávez ni perdió la esperanza en su país" (Dorothy Kronick, "The Last Statement of Venezuela", The New York Times, nov. 7, 2018).

Nuestro reconocimiento a este gran hombre de la izquierda venezolana y latinoamericana, la democrático-progresista. La única izquierda con legitimidad y futuro para enfrentar democráticamente el nuevo ciclo conservador de la política y del poder en Latinoamérica, e impulsar las grandes transformaciones pendientes.

Tags:

  • Teodoro Petkoff
  • Jair Bolsonaro
  • izquierda
  • Hugo Chávez

Lee también

Comentarios