Lo más visto

Más de Opinión

Terminé mi noveno grado con 30 años y no pienso rendirme

Enlace copiado
Susana Campos Coautora de El País que Viene

Susana Campos Coautora de El País que Viene

Enlace copiado

Dejé de estudiar en el año 2000, solo pude completar mi sexto grado. En ese tiempo vivía en Ciudad Delgado y no había cerca una escuela donde pudiese cursar séptimo grado, y mi familia no podía pagarme un colegio privado, así fue como las circunstancias me obligaron a interrumpir mi educación. Pero no me detuve, años después continué. En 2017 terminé mi noveno grado con 30 años y no pienso rendirme.

Este año he iniciado mi bachillerato general nocturno. Otro de mis sueños es ganarme una beca para estudiar Ciencias Políticas. Para poder continuar mis estudios debí hacer frente a muchos obstáculos, de mi clase yo era la mayor, el resto de mis compañeros eran más jóvenes y tenían la mente más fresca y menos compromisos, prácticamente mi hija y yo estábamos cursando el mismo grado. Pero estoy muy comprometida en seguir adelante, quiero alcanzar estudios universitarios.

Soy fiel creyente que debemos dar nuestro mejor esfuerzo por El Salvador. En mi caso este compromiso empezó cuando me involucré en la organización comunal, en la comunidad donde vivo me eligieron como síndico de la junta directiva. Formé parte del trabajo que se tenía como directiva: de protección civil, medio ambiente, saneamiento e higiene, participación juvenil, y luego conocí a una doctora que me ofreció participar en un taller de Consejería para prevención de VIH.

Me incorporé y rápidamente aprendí sobre el tema para dar consejería a personas reactivas y no reactivas y de ahí pasé a trabajar a la Red de personas viviendo con VIH donde me vuelvo promotora para la adherencia al tratamiento. Básicamente doy charlas en los hospitales y en otros lugares sobre la adherencia.

Según fuentes oficiales, hay una creciente preocupación por el aumento de casos de infecciones por VIH que se ha registrado desde 2011 en adolescentes entre los 15 y 19 años. ¿Se está proporcionando a los jóvenes la información que necesitan para protegerse del VIH?

Otros datos brindados, y que abonan a esta información estiman que en América Latina 1.7 millones de personas, incluyendo 33,000 niños, vivían con VIH en 2014 y que el 31 % son mujeres de todas las personas infectadas de 15 años o más. Los jóvenes somos el poderoso presente y el significativo futuro de nuestro pequeño país, y somos los que estamos forjando el país que viene para nuestros niños. Debemos dejarles una versión de país diferente; donde encuentren una opción para cambiar la realidad tan dura.

En el futuro cercano me imagino a una juventud productiva, llámense artistas, empresarios o activistas. Ciudadanos productivos, personas que pueden cumplir desde sus trincheras lo que se propongan firmemente. Que nadie haga callar nuestra voz y, sobre todo, que ni nadie nos diga “eso no se puede hacer”.

El 60 % de El Salvador tiene menos de 35 años, son los jóvenes los protagonistas para El Salvador que viene. Es urgente que dejemos nuestra zona de confort y comencemos a luchar por un mejor El Salvador.

¿Cómo lo haremos? ¿Quiénes lo harán? ¿Dónde será? Debemos hacerlo organizados y abriendo más oportunidades a otros jóvenes. Nadie va a venir a hacerlo por nosotros, es nuestro trabajo cambiar la realidad para impactar en el futuro.

Lee también

Comentarios