Testimonios argentinos

Cristina Kirchner, la inefable presidenta argentina, clama en estos días por “la defensa de la libertad de prensa y la democratización de la justicia”. Y todo el mundo tiembla, porque más que un clamor, es una amenaza por cuanto la mandataria los fija como propósitos prioritarios de su gobierno.
Enlace copiado
Testimonios argentinos

Testimonios argentinos

Testimonios argentinos

Testimonios argentinos

Enlace copiado
Quizás ello se enmarque en lo que el diario inglés The Telegraph califica como provocaciones de una “matona populista”. Porque se hace difícil entender esta defensa de la “libertad de prensa” de la jefa de Estado de un país, en el que hace unas horas se prohibió la publicación de los precios de productos de consumo y que ha sido censurado hasta por el FMI por la falsedad de sus estadísticas oficiales.

Hay encuestas que no le son favorables y su impopularidad crece, la conflictividad sindical y social y el inconformismo de la gente es cada vez más manifiesto. Hace unos días dos de su principales hombres, su vicepresidente, Amado Boudou, y el zar de la Economía, el viceministro Axel Kicillof, fueron víctimas de fuertes abucheos y repulsas publicas.

El primero en un acto en la provincia de Santa Fe y el segundo cuando viajaba en un buque con su familia de retorno desde Uruguay: los pasajeros espontáneamente, al reconocerlo, comenzaron a gritarle insultos y silbarle.

Sobre la preocupación de Cristina Kirchner respecto a la libertad de prensa sería oportuno recordar los testimonios dados por periodistas argentinos durante una reciente visita exploratoria que la SIP realizó a Buenos Aires. Se trata de periodistas y columnistas independientes de prensa, radio y TV, de los más reconocidos y respetados como Alfredo Leuco, Jorge Lanata, José “Pepe” Eliaschev y Nelson Castro. Son de los que no tiene pelos en la lengua y no callan, a saber:

Leuco: es un Gobierno que ha perfeccionado los instrumentos de persecución a los periodistas y medios independientes.

Lanata: hoy en Argentina el periodismo independiente enfrenta “ el más grande aparato de propaganda gubernamental que existe en el país desde 1950”.

Eliaschev: desde que asumió Néstor Kirchner anunció que iba a gobernar al margen y en contra el periodismo, al tiempo que calificó a la libertad de prensa de “lujo de la burguesía”. En materia de ataques a la libertad de prensa el Gobierno argentino va de la mano con los de Rafael Correa y Hugo Chávez.

Castro: es claro que la meta del Gobierno es terminar con el periodismo libre y acallar a los periodistas independientes, mediante formas de intimidación para lo cual utiliza todos los medios del Estado.

Claudio Paolillo, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa de la SIP y quien encabezaba la misión, dio cuenta de la denuncia de un magistrado quien confió a los visitantes sobre las presiones, “vigilancia“ y feroz persecución que sufren él y su familia. Esa situación que viven los magistrados no complacientes fue confirmada por los periodistas quienes dijeron recibir diversas renuncias de muchos jueces, los que piden reserva de su identidad, por temor a represalias, y “para proteger” a sus familias.

Vistos estos testimonios será, entonces, como dice The Telegraph, que Cristina Kirchner tiene todas las características de un matón populista, intentando callar a sus oponentes dentro de un país sometido a un “desgobierno socialista”.

Tags:

  • Danilo Arbilla
  • SIP
  • Cristina Kirchner
  • libertad de prensa

Lee también

Comentarios

Newsletter