Lo más visto

Más de Opinión

Toda actividad delictiva debe ser castigada por la ley sin importar la forma en que se dé

El hecho de que un medio de comunicación como LA PRENSA GRÁFICA sea blanco directo del embate de este tipo de delincuencia debe activar todas las alarmas sobre el riesgo que están corriendo actualmente las libertades fundamentales en el país.
Enlace copiado
Toda actividad delictiva debe ser castigada por la ley sin importar la forma en que se dé

Toda actividad delictiva debe ser castigada por la ley sin importar la forma en que se dé

Enlace copiado

En los tiempos que corren, la legalidad se halla cada vez más expuesta a los ataques del crimen organizado, en una creciente variedad de formas, que corresponden a lo que es la dinámica de los hechos actuales en el día a día y en todas partes. Entre la antigua delincuencia común y la organización criminal que hoy impera las diferencias tienden a hacerse mayores a ritmo acelerado, y eso hace que muchas actividades delincuenciales activen mecanismos de impunidad a los que hay que ponerles la máxima atención, para que la ley no resulte crecientemente victimizada. Una de las áreas donde el crimen está buscando nichos para instalarse a su antojo y beneficio es el ámbito cibernético, donde los disfraces imaginativos se vuelven instrumentos muy útiles para atacar a quienes se busca destruir y para sacar del juego a los que se pretende anular.

LA PRENSA GRÁFICA fue víctima de un ciberataque de alta y sofisticada ponzoña hace algún tiempo por parte de un grupo evidentemente organizado para generar este tipo de actividad delictiva. Las investigaciones lograron detectar a 5 de los integrantes de esa estructura delincuencial, y con los mecanismos de prueba puestos en acción lo acontecido pasó al conocimiento de la justicia, donde en estos días se procesa el caso, que implica la persecución de delitos como violación de derechos de autor, violación de distintivos comerciales, falsedad material y agrupaciones ilícitas. Todo indica que esos 5 imputados no son los únicos responsables de los delitos aludidos, y si la justicia cumple a cabalidad con su rol sin duda otros imputados tendrán que encarar el proceso legal.

El hecho de que un medio de comunicación como LA PRENSA GRÁFICA sea blanco directo del embate de este tipo de delincuencia debe activar todas las alarmas sobre el riesgo que están corriendo actualmente las libertades fundamentales en el país. Porque este ciberataque, desatado con gran alevosía y cálculo, no sólo es una agresión al medio y a sus máximos representantes, sino que tiene todas las características de ser una prueba de efectividad para los gestores de la acción criminal, que de quedar impune serviría de claro estímulo para continuar socavando el Estado de Derecho y controlando con todas las perversiones posibles la situación nacional, para satisfacer los intereses y los apetitos de fuerzas oscuras.

Es para defender nuestros legítimos derechos y para contribuir de manera significativa al imperio de la ley en el país que, como medio, nos hemos mantenido firmes en la búsqueda de justicia que contrarreste los propósitos criminales aludidos. El proceso judicial está debidamente sustentado en pruebas y en peritajes que no tienen vuelta de hoja, y por consiguiente lo que se espera, con confianza vigilante, es que las autoridades correspondientes cumplan a plenitud con su función y sometan a los responsables a las consecuencias de sus acciones criminales.

Como hemos manifestado cada vez que se ha hecho oportuno, la salvaguarda de las libertades democráticas es tarea a la que todos estamos comprometidos por la misma naturaleza del proceso que viene evolucionando en el país desde que la democracia emprendió su marcha entre nosotros. Una sana y segura libertad de expresión está en la primera fila de esas libertades fundamentales. Desde nuestro origen como medio, venimos respetándola y protegiéndola; y eso es lo que, en forma redoblada, nos toca seguir haciendo en esta época.

Lee también

Comentarios