Lo más visto

Más de Opinión

Todo al revés

Enlace copiado
José Afane

José Afane

Enlace copiado

Maña la nuestra: siempre dejamos para mañana lo que podemos hacer hoy; tomando atajos, dejando lo más complejo de último; llenando puestos por dedo y no capacidad. La vida fuese más ordenada y productiva si respetáramos el orden lógico de nuestras acciones, pero no lo es, pues nos encanta hacer todo al revés.

La mayoría de salvadoreños no usamos la pasarela. Es más fácil atravesarnos la calle toreando el tráfico. Muchos puestos de gobierno los ocupan el primo, el tío, el sobrino y la vecina, no importa que solo sean bachilleres. Dígame usted, ¿ya completó su declaración de la renta? Seguro que está esperando hasta el 30 de abril. ¿Renovó su tarjeta en el mes de su cumpleaños? Seguro que está esperando que le pongan multa. En vez de guanacos, debíamos ser zánganos de colmenera.

La calle a La Libertad, de cuatro carriles, está quedando bien chiva. Como resultado, el tráfico se ha multiplicado. Esto está bien. Lo que está mal, muy mal, es el cuello de botella, para atravesar el puerto, que sufrimos, tanto a la ida como al regreso. Evidentemente, lo que se necesitaba, antes de los cuatro carriles, era construir el bypass, pero como todo lo hacemos al revés... Lo mismo sucedió con el túnel del Masferrer. Evidentemente, se necesitaba construir, en paralelo, el túnel en Luceiro, pero como todo lo hacemos al revés...

En El Salvador, los asesinatos suman entre 450 y 677 víctimas mensuales. ¡Encabezamos la tabla mundial! Evidentemente, lo que urge es medidas preventivas y reforzar la policía, pero como todo lo hacemos al revés, le pagamos a un motorista de la asamblea un salario mensual promedio de $1,885, más un sobresueldo de $230, equivalente a lo que ganan 5 agentes de la PNC. Un ordenanza de la misma asamblea, con sobresueldo incluido, gana $1,339, y un jardinero de casa presidencial $558. (fuente www.enfoquejuridico.info). Por lo tanto, muchos quieren ser jardineros, ordenanzas y motoristas del Estado, y pocos quieren ser policías.

Tan al revés actúa nuestro gobierno, que en vez de fortalecer la policía, prefiere gastar más de $130 millones anuales en seguridad privada, monto equivalente al presupuesto de 10 años de la misma PNC.

Queremos mejorar la salud, pero, en vez de prevenir enfermedades, criticamos la atención en los hospitales. Sus salas de emergencias están repletas de macheteados, baleados y heridos por accidentes viales, pero nada de enfoque en la prevención. El agua "potable" de ANDA no es apta para el consumo humano, pero en vez de purificarla, preferimos recetar medicamentos para los parásitos y demás bacterias gastrointestinales.

La educación está igual que la seguridad y la salud: docentes mal pagados y escuelas en ruinas. Honor a los maestros que, a pesar de que el MINED padece de la cultura de todo al revés, arriesgan su pellejo enseñando.

Si hasta la federación de triatlón hace las cosas al revés. En todo el mundo, este deporte, en su distancia olímpica, consiste en nadar 1,500 metros, pedalear 40 km y correr 10 km. Pero en El Salvador, se nada más o menos 1,000 metros, luego se corren (en vez de pedalear) unos 7 km, y finalmente se pedalean 30.

Para enderezar un gobierno al revés, no queda de otra que apostarle a los asocios público-privados. Basta ya de satanizar este binomio de progreso, en el que se invierten fondos privados para dar un mejor servicio público, dejando a un lado la mala administración del Estado. Para muestra la telefonía. Antes, para que le pusieran una línea telefónica en su casa, había que tener un gran conecte, plata para sobornos y paciencia. Hoy que es privado es cuestión de minutos.

Enderecemos también nuestras vidas. Usemos la pasarela, renovemos tarjetas y licencias en el mes de cumpleaños y declaremos la renta antes del último día.

Tags:

  • al revés
  • pasarela
  • bypass
  • asesinatos
  • policía
  • salud
  • docentes
  • asocios público-privados

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines