Todo comienza con la equidad en familia

Uno de los desafíos que toda sociedad enfrenta es el establecimiento de la verdadera igualdad entre los seres humanos.
Enlace copiado
Todo comienza con la equidad en familia

Todo comienza con la equidad en familia

Todo comienza con la equidad en familia

Todo comienza con la equidad en familia

Enlace copiado
Esto, me parece, se logra mejor a través de vivir la definición clásica de justicia: La voluntad constante y perpetua de buscar dar a las personas lo que les corresponde (Iustitia est constans et perpetua voluntas ius suum cuique tribuendi). Si a este valor le sumamos la solidaridad (amor al prójimo), entonces ambos se vuelven dos pilares sobre los que se asienta la convivencia humana ya que estos no son contrapuestos, sino que entre ellos existe una mutua conexión: la caridad es una gracia infusa o virtud trascendente o divina, aunque puede tener un apoyo humano en el amor de amistad; y la justicia es una virtud moral que se refiere a los medios para alcanzar el fin último.

El Salvador reclama de sus gobernantes y ciudadanos fortaleza, una voluntad efectiva, práctica, constante, de pasos concretos y medidas inmediatas, para preservar y mejorar el ambiente natural y vencer cuanto antes el fenómeno de la exclusión social y económica, con sus tristes consecuencias de familias separadas por la emigración, aumento de extorsiones, hogares vacíos por la falta de comunicación, la explotación sexual de niños y niñas; y el aumento del trabajo esclavo como es la prostitución, el tráfico de drogas y de armas y crimen internacional organizado.

Propongo que la familia se fortalezca para que vuelva a ser el medio ambiente ideal en que nace, crece, se desarrolla, se casa y muere con dignidad, convirtiéndose en la mejor escuela de justicia y amor para los futuros ciudadanos. No es extraño por esto que la Santa Sede haya emitido la Carta de los Derechos de la Familia, dirigida a los Estados y las personas que ejercen liderazgo en la sociedad, como una guía para la promoción y tutela de la familia, entre los que se encuentran:

* Derecho a existir y progresar como familia, es decir, el derecho de todo hombre, especialmente aun siendo pobre, a fundar una familia, y a tener los recursos apropiados para mantenerla.

* Derecho a ejercer su responsabilidad en el campo de la transmisión de la vida y a educar a los hijos.

* Derecho a la intimidad de la vida conyugal y familiar.

* Derecho a la estabilidad del vínculo y de la institución matrimonial.

* Derecho a creer y profesar su propia fe, y a difundirla.

* Derecho a educar a sus hijos de acuerdo con las propias tradiciones y valores religiosos y culturales, con los instrumentos, medios e instituciones necesarias.

* Derecho a obtener la seguridad física, social, política y económica, especialmente de los pobres y enfermos.

* Derecho a una vivienda adecuada, para una vida familiar digna.

* Derecho de expresión y de representación ante las autoridades públicas, económicas, sociales, culturales y ante las inferiores, tanto por sí misma como por medio de asociaciones.

* Derecho a crear asociaciones con otras familias e instituciones, para cumplir adecuada y esmeradamente su misión.

* Derecho a proteger a los menores, mediante instituciones y leyes apropiadas, contra los medicamentos perjudiciales, la pornografía, el alcoholismo, etcétera.

* Derecho a un justo tiempo libre que favorezca, a la vez, los valores de la familia.

* Derecho de los ancianos a una vida y a una muerte dignas.

* Derecho a emigrar como familia, para buscar mejores condiciones de vida.

Tags:

  • kalena de velado
  • exclusion social
  • justicia
  • sociedad

Lee también

Comentarios

Newsletter