Lo más visto

Más de Opinión

Todo el apoyo para el fiscal general

Necesita el mayor apoyo para enfrentar a aquellos poderes que no lo pudieron comprar ni intimidar, y que ahora le desatarán la guerra.
Enlace copiado
Todo el apoyo para el fiscal general

Todo el apoyo para el fiscal general

Todo el apoyo para el fiscal general

Todo el apoyo para el fiscal general

Enlace copiado
No deben extrañarnos las presiones, las amenazas, los chantajes, el espionaje, los drones y persecuciones contra el fiscal general, recrudecidos con los allanamientos del expresidente y de su íntimo amigo millonario, y con las capturas del anterior fiscal y de su íntimo amigo multimillonario. Por tener históricamente secuestradas las instituciones del Estado lideramos hoy los homicidios en el mundo, donde somos conocidos por violentos, corruptos e impunes, sin tener ahora futuro alguno. Pero una confluencia de factores permite ahora comenzar a arreglar algunas cuentas pendientes del pasado reciente. Mientras los grandes poderes arremeten contra la Sala de lo Constitucional y la Fiscalía General, el apoyo ciudadano, político e internacional debe multiplicarse para comenzar –finalmente– a cambiar el rumbo de nuestra trágica historia.

Respaldada por el sector económico más moderno y visionario, la derecha política firmó los acuerdos de paz cuando tenía bajo su control todos los poderes del Estado. Solo aceptó la democracia, la separación de poderes y la institucionalidad, al llegar al gobierno el FMLN y descubrir que era la mejor forma de contención de su proyecto totalitario de control de todos los poderes del Estado. En eso y más la contribución del profesor Manuel Alcántara, de la Universidad de Salamanca, y de FUSADES fueron fundamentales, explicando, en parte, el bienvenido cambio del empresariado y de la derecha que –finalmente– adoptó la democracia y la institucionalidad, ojalá para siempre.

Cuando ARENA era gobierno, los grandes medios de comunicación no investigaban ni informaban sobre la corrupción del Estado y sus vínculos con algunos grandes empresarios. Ahora lideran la investigación y la denuncia que deberá continuar, sin tregua ni pausa, en cualquier gobierno, alcaldía y diputación de signos diversos.

En la agenda y política internacional de Estados Unidos no figuraba la transparencia y la lucha contra la corrupción. Ahora sí, particularmente en el Triángulo del Norte de Centroamérica. Parecieran convencidos de que o se enfrenta la corrupción y la impunidad hasta sus últimas consecuencias, o la democracia, el desarrollo y la lucha contra el narcotráfico no tendrían posibilidad alguna, convirtiéndose inexorablemente los tres en Estados fallidos.

Los demócratas siempre adversamos las dictaduras militares históricamente en el poder que, no obstante sus pecados de origen y de desempeño, escogían muchos funcionarios capaces y honestos en la administración pública. Los peores ladrones de entonces podrían calificarse de “angelitos” al compararlos con los grandes desfalcadores del último cuarto de siglo. Estos lo hicieron en los 20 años de gobiernos de ARENA, y en los últimos 7 años del FMLN, mientras aquellos publicitados casos de corrupción de algunos demócratas cristianos no califican ni de ladronzuelos frente a aquellos casos de los seis gobiernos que los sucedieron. Por eso dirá el señor fiscal: “...Ya me convencí de que la corrupción no tiene ideología: son de diferentes ideologías, los corruptos no respetan ideologías...”.

Hace un año escribí “La tragedia salvadoreña y los desafíos del nuevo fiscal” concluyendo así: “Conozco al nuevo fiscal, Douglas Meléndez, uno de los abogados más destacados de la Gerencia Legal de CEPA, institución que presidí durante 27 meses. Sin lugar a dudas, Douglas tiene muchas calificaciones para ejercer ese cargo. Pero no lo conozco como fiscal ejerciendo el poder, sometido a enormes presiones y tentaciones de poderes superiores. Su responsabilidad histórica es enorme... Le deseo mucha independencia de criterio, mucho valor, y mucha suerte”.

Por sus valientes decisiones, reconozco públicamente un año después su independencia de criterio y su valor, y le deseo aún más suerte. Pero no podrá solo. Necesita el mayor apoyo para enfrentar aquellos poderes superiores que no lo pudieron comprar ni intimidar y que ahora le desatarán la guerra. Los allanados y capturados tienen poderosos aliados en los partidos políticos y en los tres poderes del Estado. Sabiendo que podrían ser los próximos, no se quedarán con los brazos cruzados.

La Corte Suprema de Justicia y sus jueces, su Sección de Probidad, el Instituto de Acceso a la Información Pública, el Tribunal de Ética Gubernamental y la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, deberán redoblar esfuerzos trabajando de la mano con la Fiscalía. La Comisión Coordinadora del Sector Justicia (Órgano Judicial, Fiscalía, Procuraduría General de la República y el Ministerio de Justicia y Seguridad Pública) deberá fortalecer su estrategia integral y su coordinación institucional. Y ahora le llegó el turno a la Corte de Cuentas que compite por el liderazgo histórico de la corrupción e impunidad.

Pero en última instancia, todo dependerá del valor y de la capacidad del fiscal general y de sus fiscales, y de la correlación de fuerzas, no entre izquierdas y derechas, sino entre corruptos y honestos. ¡Todo el apoyo para el fiscal general!

Tags:

  • fiscal
  • amenazas
  • allanamientos
  • mauricio funes
  • sala constitucional

Lee también

Comentarios