Lo más visto

Más de Opinión

Todo el mundo a la espera del acuerdo con el FMI

Enlace copiado
Luis Membreño

Luis Membreño

Enlace copiado

Los inversionistas internacionales que compran bonos emitidos por el gobierno de El Salvador; los organismos multilaterales que le prestan al gobierno actual, tales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), el Banco Mundial y el mismo Fondo Monetario Internacional (FMI); los bancos nacionales, las aseguradoras, administradoras de fondos de pensiones (AFP) y los demás acreedores del gobierno salvadoreño; las calificadoras de riesgo; todos están a la espera de que el gobierno del presidente Bukele anuncie que está en negociaciones con el FMI y cuál es su marco macroeconómico de mediano y largo plazo para darle sostenibilidad a las finanzas públicas y así asegurar que no habrá ningún impago en el futuro.

El 29 de enero de este año un importante funcionario del FMI indicó que estaban en conversaciones con el ministro de Hacienda, Zelaya, y que esperaban llegar a un acuerdo después de las elecciones, para así poder ayudar al gobierno a trazar un rumbo para las finanzas del gobierno a cinco o diez años y así asegurar que se va a poder honrar la deuda y que el déficit fiscal se reduzca en los próximos años.

Lo que se ha interpretado en el extranjero es que el gobierno no podía negociar un acuerdo con el FMI porque no tenía control de la Asamblea Legislativa. La verdad es que el gobierno podía negociar un acuerdo con el FMI aunque no contara con diputados en la Asamblea Legislativa. Prueba de ello es que los diputados actuales le aprobaron al gobierno de Bukele tres mil millones de dólares en deuda sin que hubiera presentado ningún plan de cómo lo iba a utilizar. El gobierno colocó un bono de mil millones de dólares en Eurobonos en julio del año pasado y obtuvo más de dos mil seiscientos cincuenta millones de dólares en préstamos de organismos como el FMI, BID, BCIE y del sistema financiero nacional.

Para lo único que el gobierno necesita aprobación legislativa es para incrementar la tasa que cobra de impuestos existentes o para crear nuevos impuestos. Es decir, que ahora el gobierno podrá crear cualquier impuesto o incrementar impuestos como el IVA o la renta, por lo que ya no tiene ninguna excusa para poder negociar un acuerdo con el FMI y darle certeza a todos los inversionistas nacionales e internacionales sobre el rumbo de las finanzas públicas y sobre las medidas que adoptará el gobierno de Bukele para darle sostenibilidad a la deuda interna y externa.

La gran pregunta que nos hacemos varios salvadoreños es ¿realmente está pensando el gobierno de Bukele firmar un acuerdo con el FMI que lo comprometa a bajar el déficit fiscal a niveles de 3 % del PIB por año? ¿Está listo para subir los impuestos y bajar los gastos, el gobierno actual? ¿Fortalece el haber obtenido la mayoría calificada en la Asamblea Legislativa la posición de entrar en un programa de ajuste supervisado por el FMI o hace todo lo contrario? ¿Debilita la nueva mayoría, el incentivo de Bukele para negociar un acuerdo?

Lo que corresponde ante la precaria situación de las finanzas públicas salvadoreñas y el deterioro tan grande que tuvieron entre 2020 y 2021, que llevará la deuda pública a niveles insostenibles cercanos al 95 % del PIB, es a que el gobierno tenga que reducir su gasto en al menos $1,200 millones en 2021. Ese programa de ajuste se tendrá que mantener en los próximos años hasta que termine su período presidencial Bukele y durante todo el próximo período presidencial de 2024-2029.

El gobierno actual en conjunto con la nueva Asamblea Legislativa tienen la gran responsabilidad de promover un clima de inversión propicio para que la economía crezca sostenidamente por arriba del 4 % en los próximos 4 años (2021-2024) como mínimo. Para ello es importante ser humilde en el ejercicio del poder, lograr acuerdos con todos los actores nacionales y extranjeros que quieren que El Salvador salga adelante, porque por más poder que tenga el gobierno, sin la participación de los inversionistas nacionales y extranjeros solo llevará al país a una gran debacle.

La pelota está en la cancha del presidente Bukele, de sus ministros del área económica, y sus diputados. ¡Si hacen lo correcto, que la patria los premie y si hacen lo incorrecto que ella se los demande!

Tags:

  • acuerdo
  • FMI
  • impuesto
  • gobierno
  • finanzas

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines