Todo sube y poco crece en El Salvador

Tenemos que convencer a los políticos de seguir una “agenda para el crecimiento”, con una visión de país y no partidista, e impulsar medidas...

Enlace copiado
Todo sube y poco crece en El Salvador

Todo sube y poco crece en El Salvador

Enlace copiado

Gerente de Comunicaciones, Banco AgrícolaLas noticias, cada año, tienden a repetir temas en El Salvador y hay un denominador común, el cual es que todo sube.

Los precios de la canasta básica, suben; la cantidad de impuestos, sube; el monto a pagar en concepto de impuestos, sube; la tasa a pagar por derecho a la pensión, a las AFP, por parte de los trabajadores, sube; el déficit fiscal, sube; la cantidad de homicidios, sube; el número de accidentes automovilísticos, sube; la temperatura del ambiente, sube; los precios del combustible, suben; la cantidad de baches en las calles, sube; el desempleo, sube; los ataques por la delincuencia, suben; las violaciones y atropellos a la mujer, suben; los abusos infantiles, suben; la deserción escolar, sube; el pasaje del bus, sube; la escasez de medicinas y la cantidad de pacientes en los hospitales públicos, suben; la cantidad de autobuses circulando, sube; el parque vehicular, sube; el índice de drogadicción y alcoholismo, sube; la cantidad de acciones por corrupción, suben; la vulnerabilidad ante la naturaleza, sube; la cantidad de epidemias por año, suben; la impunidad, sube; la cantidad de emigrantes hacia el norte, sube; la deuda pública, sube; y así pudiéramos seguir listando la cantidad de factores, variables, o como se les quiera denominar, que anualmente siguen la tendencia a subir.

Por otra parte, aquellos aspectos en los cuales debe haber una “subida”, la tendencia es a la inversa, tal es el caso de los indicadores económicos, la situación fiscal, la seguridad social, la salud, vivienda y educación de la población, el empleo, las condiciones para salir de la pobreza, el control de la corrupción, la inversión privada y pública, los ingresos de la población, tan solo para mencionar algunos.

Esto no lo estoy inventando, simplemente se obtiene de leer las noticias y extraer datos públicos expuestos en diversos foros. De eso se queja el salvadoreño que trabaja, el pequeño y mediano empresario, el comerciante, de que todo sube y poco crece, con el agravante de que todo lo que va subiendo, lo pagan de sus ingresos, tanto por medio de comprar productos y servicios, como por la vía de los impuestos, de todo tipo. Es una tendencia que pareciera ser irreversible y que afecta a lo que debe crecer, como la productividad laboral, la investigación, la economía, la circulación monetaria, la inversión, la competitividad, las buenas prácticas de solvencia moral, la disciplina fiscal, la institucionalidad, el emprendimiento, el rendimiento escolar, la mejora en atención a la salud.

El Salvador necesita cambiar su cultura de cambio hacia lograr oportunidades para el crecimiento en temas críticos para el desarrollo socio-económico; y resulta que no es complicado hacerlo, pues en cada recomendación técnica que ha sido sugerida por algún organismo internacional, en los últimos 20 años, se incluyen esos aspectos. Tenemos que convencer a los políticos de seguir una “agenda para el crecimiento”, con una visión de país y no partidista, e impulsar medidas, desde la austeridad hasta la productividad y excelencia, para enfilar a El Salvador rumbo al crecimiento, con justicia y equidad, donde todos seamos parte de construir un plan-país en el que podamos enrumbarnos hacia crecer de manera sostenible y viable. Es un deber de todos construir la agenda.

Lee también

Comentarios

Newsletter