Todos perderemos la vida

Todo lo que tiene vida ha nacido, crece, se multiplica y muere. Eso lo entendemos todos; sin embargo, ¿qué piensan los maleantes, cuando su lógica es estar presos?
Enlace copiado
Todos perderemos la vida

Todos perderemos la vida

Todos perderemos la vida

Todos perderemos la vida

Enlace copiado
¿Qué piensan, cuando utilizan a niños menores de 12 años, a los que les ordenan dar muerte a alguien? ¿Por qué están empeñados en asesinar a otra generación? ¿Realmente no les importa el hecho de que llevan 2 generaciones prácticamente aniquiladas?

En este momento en que no tenemos más que correr y comentar, me paro para señalar que muchísimos niños nuestros ya no están viviendo su periodo de infancia, porque los salvadoreñitos no son solo los que van a colegios, también son los que van o iban a una escuela. Algunos de ellos son los menores que están siendo utilizados perversamente.

Este artículo está dirigido a quienes están ordenando la utilización de esos niños y a aquellos que no se han dado cuenta de que los hijos de otros salvadoreños van a morir.

No veo la lógica de los dirigentes del crimen organizado, cuando están pulverizando a la tercera generación; no se dan cuenta de que todos los que están tras las rejas, dominando ciudades enteras de nuestro país, también envejecen y que lo que siembran es su misma destrucción, porque los que vienen atrás de ellos tomarán su lugar un día y los matarán o los desaparecerán. Es más, ese niño que preparan para lo malo puede ser su propio hijo.

Todo lo que es creado por el hombre lleva una condena de muerte desde su inicio, porque simplemente se crea a imagen del hombre, por lo tanto, cada organización tiende a desaparecer porque otro que cree que es el mejor debe destruir la organización contraria o la que le dio su inicio, porque para que su idea cobre vida otra debe fallecer.

Lamentablemente estamos ante una sociedad de la cual somos parte, pero que en sus entrañas lleva la simiente de la envidia, el aprovechamiento y el apoyo a la mediocridad, ya que todo eso es fácil de controlar. Lo difícil es hallar la manera de dominarlo, luego es fácil, y si no, vean esto: los jóvenes que iniciaron las malvadas pandillas son muchachos que no le importaron a sus padres o al Estado; se le ha dicho a los gobiernos durante 27 años que hay que ocuparse de los niños, pero como pueden deducir, ya hay hombres de esa edad que solo han conocido 24 años de ineficacia gubernamental y reconocen solamente, a sus jefes, como el único modelo que les ha demostrado amor.

Siguiendo la lógica numérica, estamos a pocos años de que todos seamos responsables, de la destrucción de la tercera generación de salvadoreños y estos son muchas más personas que las que llenan los colegios de mediana o alta categoría.

Vivimos una Semana Mayor con mucha angustia y mientras unos iban a misa otros al culto, otros cuidaban las carreteras, pero el hijo de la vecina que salió a cortar leña desapareció y otros niños de 11 años ya delinquieron con la misma sencillez con que debieron aprender a jugar pelota o a amar.

A esta generación ya se le infirió mucho daño y... ¿vamos a continuar con los brazos cruzados?

Salvadoreños: ¿Cuántos niños deben morir o convertirse en asesinos para que reacciones? Los niños asesinos merecen vivir como niños. Ya basta de políticas baratas y de golpes de pecho.

No debe huirse de la realidad.

Tags:

  • niños
  • pandillas
  • violencia
  • utilizacion

Lee también

Comentarios

Newsletter