Lo más visto

Más de Opinión

Tramo final en la elección de CSJ

Enlace copiado
Javier Castro De León / Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Javier Castro De León / Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

Hemos entrado en el tramo final del proceso de elección de magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), pues la Asamblea Legislativa ya recibió de parte del Consejo Nacional de la Judicatura (CNJ) la lista de 30 candidatos, que contiene los 15 provenientes de la FEDAES y los 15 seleccionados por el CNJ. Las etapas previas son muy importantes, pues a partir de ellas se delimita el campo de acción para que los diputados elijan a los nuevos 5 magistrados. Ahora que la Comisión Política de la Asamblea Legislativa ha recibido el expediente del CNJ con los atestados de los 30 candidatos y que pronto elegirá a una subcomisión para que se encargue de conducir el proceso, entramos en una fase crucial y definitiva para tener un buen o mal resultado.

Si algo ha caracterizado al actual proceso de elección de magistrados es que ha sido uno de los más observados por la sociedad civil. Ha pasado de ser un tema de abogados a uno de preocupación nacional, lo cual es positivo. Esto se debe en gran medida a que se va a elegir a 4 de los 5 magistrados de la Sala de lo Constitucional, y lo que no queremos muchos ciudadanos es que existan retrocesos en el sistema de división de poderes, pues gracias a la independencia que ha caracterizado a la actual Sala, ahora la ciudadanía sabe que existe una instancia ante quien acudir cuando se violen sus derechos fundamentales, así como para que se ponga un alto a los excesos de poder.

Es necesario que el proceso a desarrollar en la Asamblea Legislativa, tanto en la Comisión Política como en la subcomisión respectiva, se realice con los más altos niveles de transparencia y que posibilite la observación de la sociedad civil y de los medios de comunicación en todas las discusiones; así como crear espacios de participación ciudadana. Las entrevistas deben ser ejercicios serios y no simples trámites para salir del paso, a profundidad e individualizadas para cada candidato y ya no entrevistas exprés con preguntas en abstracto, sino que deben estar formuladas de manera tal que brinden criterios claros para poder concluir si el candidato es idóneo o no. Finalmente, la Asamblea tiene que argumentar objetivamente las razones en que basa su elección y por qué las personas electas son las más idóneas para el cargo, tal como lo obliga la jurisprudencia constitucional.

En este tramo final la ciudadanía está atenta de la elección de magistrados de la CSJ, y lo que resulte de ella marcará la pauta de lo que podremos esperar en esta legislatura que recién comienza. Dicha elección debe hacerse basada en la meritocracia, honestidad, idoneidad e independencia, pensando en los intereses de los salvadoreños y no de los partidos u otros sectores. Deben descartarse prácticas cuestionadas y que menoscaban la institucionalidad, como la elección con criterios partidarios, las cuotas, los atrasos y los traslados de magistrados de otras salas a la Sala de lo Constitucional.

Los diputados están llamados a representar al pueblo entero; en sus manos está representarlo fielmente en las decisiones que tomen para la conformación de la Sala de lo Constitucional que se avecina y la ciudadanía debe estar vigilante.

Lee también

Comentarios