Lo más visto

Transformación productiva para aprovechar el libre comercio

Tenemos una plataforma de acuerdos comerciales con un abanico de oportunidades para los exportadores mediante condiciones preferenciales para ingresar a los mercados de cuarenta países en tres continentes.

Enlace copiado
Tharsis Salomón López / Ministro de Economía

Tharsis Salomón López / Ministro de Economía

Enlace copiado

Estos acuerdos otorgan certeza jurídica a las relaciones comerciales, a través de distintas disciplinas que incluyen, entre otras, aranceles, reglas de origen, propiedad intelectual, comercio de servicios e inversión, contratación pública y mecanismos de solución de controversias. 

El Salvador inició su proceso de apertura comercial en el 2001 con el acuerdo comercial entre México y los países del Triángulo Norte. A partir del 2012 se consolidaron en un solo instrumento los diferentes acuerdos comerciales que la región tenía con México, dando lugar al acuerdo comercial entre México y Centroamérica.

En el período 2005 - 2016 las exportaciones a este destino crecieron en un 64% mientras que las importaciones lo hicieron en un 32%. Dentro de los principales productos exportados sobresalen las camisetas de algodón, bebidas, medicamentos, ropa interior de algodón y pescado congelado.

En materia de inversión, México se ha consolidado como el tercer país con mayor inversión en El Salvador, alcanzando un acumulado de US$ 875.8 millones.

Otro acuerdo comercial relevante para nuestro país es el Tratado entre Centroamérica, República Dominicana y los Estados Unidos (CAFTA-DR), vigente desde el 2006. 

Desde entonces, nuestras exportaciones a Estados Unidos se incrementaron en un 41.3%, pasando de US$1,809 millones en 2005 a US$2,557 millones en 2016. Uno de los sectores que más ha aprovechado este acuerdo comercial es el de textiles y confección; sin embargo, también destacan otros productos como el azúcar, café, calzado de cuero, néctares de frutas, envases plásticos, frutas congeladas y productos de panadería.

Estados Unidos continúa siendo la principal fuente de inversión extrajera directa en nuestro país, ya que sus inversiones pasaron de US$1,358 millones en 2005 a US$2,517.5 millones en el año 2016, concentrándose la mayor parte de ellas en el sector textil y confección.
Nuestro primer acuerdo en Asia fue con Taiwán y entró en vigor en el año 2008. Gracias a él las exportaciones aumentaron de US$6.1 millones a US$50.6 millones en los últimos 10 años. 

El pilar comercial del Acuerdo de Asociación entre Centroamérica y la Unión Europea está vigente desde el 2013. Nuestra oferta exportable a esta región se basa principalmente en productos agroindustriales. Más del 82% de las exportaciones se concentra en atún, miel, esquejes, hortalizas, café, azúcar y melaza. Por la naturaleza de estos productos, el desempeño de las exportaciones está supeditado a los precios internacionales y a las afectaciones derivadas del cambio climático. El desafío es incrementar las exportaciones de bienes industriales y lograr que, como el exitoso caso de la atunera CALVO, más inversiones europeas se instalen en el país para exportar a la Unión Europea, así como lo experimentado también en CAFTA-DR.

Desde la entrada en vigencia del acuerdo con Colombia en el 2010, las exportaciones a ese mercado aumentaron de US$5.1 millones a US$13.2 millones. Los principales productos de exportación son los medicamentos, azúcar refinada, atún enlatado, néctares y bebidas de sabores, productos de papel y cartón, envases plásticos y cierres de cremallera, entre otros. Colombia es un aliado estratégico de nuestro país y al cierre del 2016, sus inversiones alcanzan un valor de US$ 797.66 millones.

16 años después de haber iniciado nuestra apertura comercial los resultados son positivos. Nuestras exportaciones han crecido sostenidamente y hemos diversificado los productos y mercados de destino. De igual manera, estamos recibiendo flujos crecientes de inversión amparadas a la certeza jurídica que ofrecen los acuerdos comerciales.

Hacia el futuro, el reto consiste en hacer un mejor aprovechamiento de los acuerdos, fortaleciendo los sectores con mayor potencial de crecimiento identificados en la Política de Transformación Productiva y dotándolos de las capacidades para insertarse competitivamente en la economía global con productos y servicios de mayor valor agregado y generando salarios dignos para los salvadoreños.
Unámonos para Crecer 
 

Lee también

Comentarios