Lo más visto

Transformación productiva, transformando el país

El modelo neoliberal que daba prioridad a la desregulación de la economía y privilegiaba el libre mercado por sobre la intervención del Estado colapsó con la crisis mundial ocurrida entre 2008-2011. A partir de dicho momento las sociedades quedaron sin orientación para su quehacer económico.

Enlace copiado
Enlace copiado

El Salvador no fue la excepción y como respuesta un grupo de profesionales del BCR, PROESA y MINEC comenzaron a diseñar una estrategia de crecimiento económico que fue ampliamente discutida con los sectores productivos involucrados y en septiembre de 2014 se lanzó bajo el nombre de Política de Fomento Diversificación y Transformación Productiva.

Después de 40 meses de vigencia, los resultados son evidentes: la economía ha crecido por 10 trimestres consecutivos por arriba de su potencial del 2.0 %. Se ha reducido la volatilidad del crecimiento y contamos ahora con un entorno económico más estable y previsible.

Si bien es cierto que la tasa promedio lograda de 2.3 % es aún insuficiente, existen sectores productivos que han aprovechado esta fase expansiva de la economía para recuperar la senda del crecimiento. Ejemplo de ello es el sector construcción, que pasó de tasas negativas de crecimiento de hasta menos -10 %, a tener una tasa positiva del 2.3 % en 2016 y se espera que este año finalice con un crecimiento del 3.5 %.

Es igualmente destacable el buen desempeño de otros sectores: el aeromantenimiento, con la expansión de la capacidad de planta de AEROMAN; la industria de plástico, en la que varias empresas han iniciado actividad y otras se han expandido; el crecimiento de los “call center”, generando empleos jóvenes; la industria farmacéutica, que se ha convertido en líder regional; y la industria del calzado.

En el sector agrícola destaca la reducción de las importaciones de granos básicos gracias a buenas cosechas y al crecimiento sostenido de la agroindustria azucarera. Mientras que, en el sector energético, sobresalen los más de mil millones dólares que se han invertido en nuevos proyectos de generación de energía renovable.

La industria textil y confección es la más competitiva de la región y una de las más competitivas de América Latina. Somos el único país de la región que desde 2005 ha consolidado su cadena de valor bajo la modalidad de paquete completo y el único que cuenta con un clúster de textiles sintéticos en consonancia con las nuevas tendencias de esta industria a escala global.

Otro indicador relevante es el otorgamiento de crédito productivo, que ha venido expandiéndose en los últimos años y que en 2016 creció en 5.8 %. De hecho, los sectores incluidos en la política tienen preferencias crediticias que deben ser aprovechadas.

El nivel del déficit comercial como proporción del PIB se ha estado reduciendo. En 2013 representó 19.2 % y para 2016 se ha reducido en cinco puntos, llegando a ser 14.5 %, esto como producto del alza en las exportaciones de bienes y servicios y de una reducción sustantiva de las importaciones.

Destaco que el reciente acuerdo político alcanzado en materia de pensiones ha traído perspectivas positivas en el desempeño económico, se ha mejorado la calificación de riesgo país y se ha eliminado la posibilidad de un impago. Esto repercutirá en un menor déficit fiscal e impactará positivamente en el clima de inversiones.

Como Ministerio de Economía continuaremos impulsando la Política de Fomento Diversificación y Transformación Productiva a través de nuestros propios instrumentos y en coordinación con otras entidades públicas y organizaciones del sector privado que son actores clave para continuar transformando a El Salvador.

Unámonos para crecer

Lee también

Comentarios