Lo más visto

Tránsfugas

Enlace copiado
Luis Laínez / Subjefe de Información de LA PRENSA GRÁFICA

Luis Laínez / Subjefe de Información de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

De acuerdo con quien lo diga, ser tránsfuga es un acto de expresión de libertad o el ejemplo de cómo se puede comprar el alma y la voluntad de un político. Puede ser una genuina expresión de rechazo a los designios de una cúpula partidaria o el último paso de una estrategia de infiltración (una quinta columna dentro de un partido que ha esperado pacientemente el momento más oportuno para salirse, mostrar descontento o denunciar cierre de espacios internos o cualquier otra cosa que dañe a la dirigencia).

Sea cual sea la razón, un fallo de la Sala de lo Constitucional los declaró ilegales. Es decir, ya no vale que diputados se separen de sus partidos y se unan a otro (o lo apoyen). Oficialmente, esto es "fraude al elector". Es decir, son políticos que mienten a los ciudadanos para llegar a determinada posición con el propósito en mente de luego aterrizar en donde realmente están identificados. Usan una bandera para obtener un puesto y luego beneficiar a otro grupo político.

No siempre fue así. De hecho, fue el FMLN el que pidió primero declarar ilegales a los tránsfugas, señalando que las curules que ganaban sus votos debían quedarse en el partido. Y esto era porque, desde su primera participación en elecciones, el partido de izquierda sufrió escisiones: primero el Partido Demócrata (siete diputados que rompieron con la dirigencia), luego varios "independientes", el Movimiento Renovador, el Frente Democrático Revolucionario y otros más. Entonces, ARENA era el principal defensor de la práctica que, a corto y mediano plazo, le terminaba beneficiando, así como tránsfugas que recibió directamente en su seno provenientes del PCN y del PDC.

La cosa cambió cuando fue ARENA la que sufrió, en 2009, una disidencia amplia. Varios diputados afines al expresidente Antonio Saca se separaron de la bancada tricolor y fundaron la Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA). Los disidentes volvieron a participar y empezaron a llevar a más tránsfugas con ellos, del PCN y del PDC. Tal ha sido su práctica que, hasta estas alturas, tras varias elecciones, solo tienen a un diputado realmente con raíces exclusivas de GANA: Osiris Luna. Todos los demás han estado en otros partidos.

Por eso no extraña que la estrategia del candidato presidencial de GANA, Nayib Bukele, sea diferente a la génesis de su partido: lograr adhesiones de gente de ARENA, PCN y PDC. Y no sería raro, dado que él es un expulsado del FMLN, que también presente a cuadros efemelenistas a su lado. En pocas palabras, a más tránsfugas.

Tags:

Lee también

Comentarios