Lo más visto

Más de Opinión

Transporte colectivo: una crisis histórica

Hechos recientes: A) LA PRENSA GRÁFICA publicó el día 8 de marzo en su sección Efemérides “Hoy hace 75 años” lo siguiente: “Martes 8 de marzo de 1938. Hay inconformidad con el servicio de autobuses de transporte público.
Enlace copiado
Transporte colectivo: una crisis histórica

Transporte colectivo: una crisis histórica

Transporte colectivo: una crisis histórica

Transporte colectivo: una crisis histórica

Enlace copiado
Se quejan los pasajeros del mal estado de las carrocerías, del desorden en abordarlas (...); hay verdaderas batallas de viajeros que entre pisotones y estrujamientos logran entrar en ellos”. B) El 6 de marzo de 2013 informa sobre el conductor de bus (ruta 92) que atropella intencionalmente, pasándole encima, a una mujer que, parada frente a él, le exigía responsabilidad por el daño que recién causó a su auto. El asesino huye, pero es capturado.

Ambos hechos evidencian la antigüedad del problema y lo crítico y peligroso que es actualmente.

Resulta evidente que la actividad del transporte de personas solo se considera como un pingüe negocio y no como el servicio importante que es, pues solo se conoce del cobro del subsidio, las 1,300 “cajas únicas” y la tarjeta prepago. Todo relacionado con dinero, pero nada hacen por tecnificar y mejorar el servicio en beneficio de millones de usuarios, que permitiría además tener adecuada rentabilidad, fluidez vial, menos accidentes fatales, contaminación reducida y factura petrolera menor en cerca de $300 millones al año, recursos que activarían la economía nacional.

La población total, pero en mayor grado los usuarios de tal servicio, nos encontramos atrapados entre dos grupos que en vez de resolver el problema en sus causas, están complicándolo en exceso. Me refiero a las autoridades responsables de tal actividad, que por desconocimiento, aunque quizás con buena intención, intentan administrar el desorden o corregir efectos, y a los propietarios de los buses que, obligados a sobrevivir dentro del desorden existente, recurren a procedimientos riesgosos, sobre todo en lo relacionado con los conductores, significándoles gran tensión, elevación de sus costos operativos y consecuentes pérdidas económicas.

Al autor de esta nota —que algo conoce de ingeniería-economía del transporte— le resulta inexplicable que nada positivo se haya hecho sobre tal actividad en 75 años, cuando el problema es de relativa fácil solución si se afronta de manera adecuada bajo estricto criterio técnico.

El flamante SITRAMSS, concebido bajo esquemas políticos, será económicamente insostenible, pues para una mínima demanda se están adquiriendo vehículos de oferta no solo muy desproporcionada, sino operativamente nada flexibles, que requieren de carriles exclusivos de alto costo, bloqueadores del ya colapsado tráfico.

Solucionar el obsoleto transporte colectivo del AMSS, donde ya hace crisis, requiere: 1) una encuesta universal y representativa de origen-destino del área servida; 2) con esa información, minuciosamente analizada, diseñar nuevas rutas actualizadas; 3) determinar técnicamente el número de buses requeridos en cada ruta, ampliando previamente el tiempo de la demanda crítica matinal —deberán ajustarse los horarios de actividades—; 4) otorgar las concesiones solo a verdaderas sociedades anónimas o similares, prohibiendo propiedad individual de buses; 5) exigir una terminal por cada ruta, con talleres, salas de capacitación y descanso, cafetería, etcétera, cumpliendo además la legislación laboral, especialmente para los conductores; y 6) evaluar y ajustar los procedimientos operativos buscando optimización.

Todo ello hecho por un nuevo ente autónomo y técnico. Solo esto y otros procedimientos complementarios permitirán ofrecer un servicio adecuado, eficiente y de buena rentabilidad, eliminando subsidio, conflictos e incluyendo cambio de flota cada 12 años.

No esperemos que atropellen a un personaje reconocido para cumplir lo descrito.

Tags:

  • transporte publico
  • responsabilidad
  • cobro del subsidio

Lee también

Comentarios