Tras corneados, apaleados

Pareciera que es el destino el que está castigando a los habitantes del Triángulo Norte de Centroamérica, donde no se ha salido de un problema, cuando ya nos encontramos inmersos en otros.
Enlace copiado
Tras corneados, apaleados

Tras corneados, apaleados

Tras corneados, apaleados

Tras corneados, apaleados

Enlace copiado
 Desde luego que el problema de la violencia social es el que más abate a los países de esta zona del istmo centroamericano, que además de la desbordada delincuencia, padecemos los efectos del cambio climático, el deterioro medioambiental, la escasez del agua potable, entre otras.

Si nos circunscribimos a nuestro querido país, pareciera que nos han llegado las siete plagas de Egipto, que van desde las epidemias producidas por el zancudo, el acoso de las pandillas a la población honrada, la escasez de agua potable en el departamento de San Salvador, hasta la plaga de gorgojos que está destruyendo los bosques de coníferas en el departamento de Morazán, que traerá como secuelas un mayor agravamiento en los niveles de los mantos acuíferos y el aumento de la temperatura. Solo nos faltaría que ocurriera un terremoto como el de Ecuador o que nos lloviera fuego como ocurrió en Sodoma y Gomorra.

En cuanto al cambio climático, que continuará seguramente ocasionando estragos en la agricultura y elevando la temperatura que ya es insoportable durante las noches, es imperativo que el Gobierno implemente medidas de emergencia para minimizar los efectos de este fenómeno natural que está afectando a la población a escala mundial. Es imperativo realizar masivas campañas de arborización para sustituir los bosques destruidos por los incendios forestales y por la deforestación de los bosques por el hombre.

El deterioro medioambiental es otro de los gravísimos problemas que afrontamos, sin que se haga lo suficiente para minimizarlo. La contaminación del aire de las ciudades por el humo de los automotores, especialmente de los buses chatarra, que ocasionan las distintas enfermedades pulmonares de la población, debería ser un tema prioritario de la Asamblea Legislativa, para la erradicación de esos armatostes, proyecto de ley que siempre es engavetado por los diputados, por ser algunos de ellos dueños de esas máquinas de la muerte, o pertenecientes a amigos de los diputados. Nos quejamos del déficit de agua potable en la mayoría de municipios de San Salvador, pero no se regula el funcionamiento de los negocios de lavado de carros (los car wash) que desperdician enormes cantidades de agua potable diariamente, así como el uso desmedido de las grandes empresas embotelladoras del vital líquido. La vox populi señala que en el futuro los conflictos más graves ocurrirán por la inequidad del servicio que proporciona ANDA, proporcionando el agua sin restricciones a las colonias donde habitan personas con poder económico, pero olvidándose de las personas pobres a quienes no les llega el agua a sus colonias.

En cuanto a las medidas excepcionales que el Gobierno está implementando para cortar los tentáculos de la violencia generada por las pandillas y el crimen organizado, es necesario también aquilatar con sumo cuidado, si estas medidas son solo una salida emergente para paliar la caótica situación.

En lo concerniente al fenómeno telúrico que afecta al Ecuador, donde el Gobierno de Correa ha declarado que las pérdidas económicas son cuantiosas, es necesaria la ayuda internacional, al menos para paliar la situación calamitosa que afecta al país en la zona del desastre. Es precisamente en estos momentos de crisis, donde los organismos financieros internacionales deben demostrar su apoyo, proporcionando créditos emergentes con intereses bajos a los países que sufren el embate de estos fenómenos naturales.

Tags:

  • triangulo norte
  • violencia
  • narcotrafico
  • cambio climatico
  • pandillas

Lee también

Comentarios

Newsletter