Lo más visto

Más de Opinión

Tristeza

Enlace copiado
Hansel Gudiel - Abogado

Hansel Gudiel - Abogado

Enlace copiado

Es desternillante lo que acontece en nuestro país, en este culebrón de problemas es difícil interpretar el sentimiento. Hay rebelión ideológica, señalamientos y entuertos, los puntos de vista esperpénticos, un laberinto de indecisiones se vuelve un galimatías.

Una persona que su diario vivir es enterarse de los acontecimientos nacionales e internacionales cree que con eso está haciendo política. Tiene su séquito de informantes incondicionales que lo mantienen al tanto de la vida pública. Sus comentarios son la ostensible manifestación que no hay cultura política, se cabrean con facilidad. Su tautología es notoria, replican lo que todos hablan. Hay unos que son observadores pero no dilucidan, no entienden el tema y se quedan cortos. La primera impresión es la que prevalece en ese sentido de pertenencia.

Buena parte de políticos en las entrevistas televisivas no condice su gesticulación con su expresión, no retrucan coherentemente, no hay coordenadas mentales, hacen sus enroques dialécticos, expertos en moralinas y las acompañan con una engañifa de bienestar y progreso. Se pregona a los cuatro vientos nuevas ideas, ideas nuevas no hay en materia de propuestas electorales, incluso algunas están concatenadas, todo está dicho, lo que hay son ideas anquilosadas que tienen que surgir y ubicarlas acordes al momento actual, se puede utilizar lo lúdico con marketing de advenimientos de aureolas económicas que van a alegrar el futuro, que muchas veces no van con el diagnóstico nacional.

No hay postulados de servicio público, lo primordial es arribar, conseguir un chance, descollar, estar en la cresta de la ola, decir: llegué, estoy bien remunerado y bien relacionado, ahora sí me voy a dar unos gustos que en el pasado por mis limitaciones pecuniarias no me los pude dar y demostrar a los que me vieron mal que soy superior a ellos, hoy sí me van a respetar, y si puedo hacer algún "tirito" lo hago, ahora que están de moda y lo bueno que está la oferta que los abrevian en el entendido que se supiera. En muchos casos eso es todo lo que hay, con ciertas excepciones el problema no es ideológico, es económico, la gente va a todo tren siguiendo a alguien por alguna prestación laboral. Que un político se levante muy temprano y que su primer pensamiento en el ejercicio de su función sea: voy a trabajar por el proyecto tal para que se beneficie la población, tengo mis ingratas reservas, primero lo que hace engulle un suculento desayuno y después va a ver las peticiones urgentes y así se va el día. Los salvadoreños no somos bobos, eso es lo menos que tenemos. Lo que no nos gusta es la chocarrera y arrabalera discusión de temas que son consabidos y que nos quieren inocular que son de otra guisa.

Hay un cuestionado y discutido spot en redes sociales de fomentar trabajo, lo interesante es que nos digan cómo le van a hacer, independiente les copien la iniciativa, pero sabemos de quién es el arquetipo y eso se va a celebrar. Respetables políticos, por el amor al cielo mediten qué van a hacer. Como salvadoreño me da una gran tristeza la frivolidad y displicencia con que se manejan las cosas en mi país.

Tags:

  • políticos
  • propuestas electorales
  • servicio público
  • fomentar trabajo

Lee también

Comentarios