Lo más visto

Más de Opinión

Trump: hay un método en su locura

El gabinete del futuro presidente de Estados Unidos de América (EUA), Donald Trump, que funcionará a partir del próximo 20 de enero, incluye miembros de la “derecha alternativa” estadounidense, la “crème de la crème” de los mutimillonarios norteamericanos, generales de probada experiencia militar y ejecutivos “global players” de primer nivel.
Enlace copiado
Trump: hay un método en su locura

Trump: hay un método en su locura

Trump: hay un método en su locura

Trump: hay un método en su locura

Enlace copiado
 La sospecha de que algunos de ellos y el mismo Trump tienen una visión positiva del archienemigo, Rusia, y de su líder, Vladimir Putin, ha caído como balde de agua fría en algunos círculos de poder, así como su postura proteccionista, en abierta contradicción con China. Recelosos del rumbo que pueda tomar la nueva administración, han sonado las alarmas en Wall Street y en las transnacionales que se verían afectadas por las medidas arancelarias de Trump, que clama por el retorno a EUA de las fábricas más importantes del país.

Como secretario de Estado, Rex Tillerson, jefe del gigante petrolero Exxon Mobil y próximo al presidente ruso, Vladimir Putin, es la bestia negra del clan Rockefeller. El jefe del Pentágono, el general James Mattis, “Perro Rabioso”, es un partidario de mano dura en Afganistán, Irak, Irán.

El secretario de Seguridad Nacional, el general retirado John Kelly, será el encargado de la agencia federal responsable de materias como la prevención del terrorismo, así como de dar respuesta a los desastres naturales y asegurar el cumplimiento de las leyes de inmigración.

El general retirado Michael Flynn, futuro consejero de Seguridad Nacional, pertenece al círculo próximo de Trump y ha sido uno de los propagadores de las teorías conspirativas más descabelladas.

En el gabinete de Trump no faltan los multimillonarios que solo cobrarán un dólar por año, dispuestos a renunciar a sus salarios, como Betsy Devos, empresaria del sector energético, a cargo de la Secretaría de Educación; el futuro secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, ejecutivo de Goldman Sachs; y Andrew Puzder, director ejecutivo de una exitosa cadena de comida rápida, contrario al aumento del salario mínimo y que ocuparía la Secretaría de Trabajo. La fortuna acumulada de estos secretarios de Trump alcanza más de 14,000 millones de dólares, el gabinete más caro de la historia de EUA.

Linda McMahon, la empresaria que cofundó el imperio de la lucha libre, vuelve al ring con Trump como directora de la Administración de Pequeñas Empresas (SBA, siglas en inglés), un organismo del Gobierno que promueve y facilita el crecimiento de las pequeñas empresas.

El futuro secretario de Energía, Rick Perry, un declarado enemigo de las políticas energéticas, exgobernador de Texas, es otro de sus polémicos nombramientos. Así como la designación del afroamericano Ben Carson como secretario del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano. Y como administrador de la Agencia de Protección Medioambiental (EPA, siglas inglesas) ha nombrado a Scott Pruitt, fiscal general de Oklahoma, con buenas relaciones con la pujante industria energética de ese estado.

Se trata de un “puzzle” muy sui generis que se desmarca de la tradicional política estadounidense y que está compuesto por lo más variopinto de unos EUA hasta ahora inédito. Tras toda esta aparente “locura desconcertante” de personajes excéntricos, xenófobos, intervencionistas militares, rusófilos, brillantes hombres de negocios y ejecutivos, tañe como telón de fondo hacer a EUA otra vez grande.

Un posmoderno “be or not to be” shakespeareano.

Tags:

  • gabinete
  • donald trump
  • rusia
  • putin
  • china
  • wall street

Lee también

Comentarios