Lo más visto

Más de Opinión

“Tu fuerza nos hace más fuertes”

Los Juegos Olímpicos Río 2016 están en su apogeo y, como siempre en esta época, aparecen anuncios geniales de marcas famosas que nos roban el corazón con sus mensajes alusivos al espíritu del olimpismo. En las diferentes campañas publicitarias que hemos visto podemos disfrutar una estupenda gala creativa donde se muestra a jóvenes de todo el mundo compitiendo en ese encuentro majestuoso, recordándonos que el objetivo último es sacar lo más noble y digno en cada momento de las competencias deportivas, buscando siempre el juego limpio.
Enlace copiado
“Tu fuerza nos hace más fuertes”

“Tu fuerza nos hace más fuertes”

“Tu fuerza nos hace más fuertes”

“Tu fuerza nos hace más fuertes”

Enlace copiado
Me llama la atención entre la gran variedad el anuncio “Gracias, Mama Strong”, de la compañía Procter and Gamble, en que se muestra a una serie de niños y niñas aprendiendo resiliencia a través de superar circunstancias dramáticas (tornados, bullying, amenazas de accidentes, etcétera), animados por sus mamás, para no tener miedo y adquirir confianza en sí mismos, razón por la cual les dan las gracias con el comercial. El lema de dicha campaña es: “Tu fuerza nos hace más fuertes”.

Parece muy acertado que a través de los medios de comunicación tradicional y digital se promueva la importancia del papel de los padres, ya que es en el hogar donde mejor se aprende ser buen ciudadano además de tener espiritualidad y fe. Siendo la madre guardiana de la vida, la mujer tiene la capacidad de reorientar la confusión social actual hacia un regreso al ámbito de la vida corriente para hacerla más humana: “El universo de las solidaridades primarias, el cañamazo de las relaciones vitales, la sustancia misma del ethos o cultura en sentido radical. Allí donde el hombre es solo hombre; no mercancía ni súbdito, no objeto de compra ni de reglamentación; el ámbito de la plena confianza y correspondencia, el lugar de lo insustituible y entrañable: lo que de suyo no está nunca sometido al intercambio transaccional. Dicho al modo de Max Weber, estamos hablando de las relaciones originarias de las que son portadoras las comunidades de carácter personal” (Alejandro Llano).

El anuncio me hizo hacerme esta reflexión: ¿Cómo restablecer la confianza en la sociedad a través de las madres y los padres, siendo que ellos son los que insuflan coraje, dignidad y trabajo bien hecho a la niñez? La confianza es una “prestación adelantada” con que se honra a la persona esperando que vaya a responder. Ante tanta violencia, parecería que la cultura imperante es de “no confiar en nadie”. Sin embargo, si no nos atrevemos a confiar, a entregar esta “prestación previa”, entonces se quita la oportunidad de mejorar las relaciones con los otros; desconfiar nos aísla como ciudadanos y del equipo de trabajo con quien queremos lograr una meta, ya sea familiar, laboral o personal. No confiar nos despoja de aprender a ser flexibles en las relaciones interpersonales y las negociaciones.

Es en la vida familiar donde se enseña y aprenden relaciones sanas entre hombres y mujeres, de tal forma que haya entre ellos cooperación, colaboración y complementariedad entre los dos géneros, lo que significa dar el valor suficiente a lo que cada cual aporta singularmente al hogar y en la educación de los hijos e hijas. Estos anuncios nos animan a apoyar a la familia y a la maternidad/paternidad, puesto que esta institución es el bloque constructivo para un país sin violencia y sin pobreza.

Tags:

  • juegos
  • rio
  • mensajes
  • olimpismo

Lee también

Comentarios