Lo más visto

Tu primer empleo

Una vez que hayas sido seleccionado en una oportunidad de trabajo debes, en primer lugar, darle gracias a Dios porque al fin se te concedió lo que andabas buscando, haberlo encontrado no fue producto de mera casualidad se debió a tus méritos plasmados en tu hoja de vida y lógicamente a la entrevista.

Enlace copiado
Enlace copiado

En segundo lugar, felicitarte a ti mismo porque lograr esta oportunidad no ha sido nada fácil, si te pones a pensar que en estos tiempos donde la oferta de trabajo supera la demanda; o sea que hay más personas solicitando un empleo que puestos de trabajo.

De manera que encontrar tu primer empleo ha sido todo un éxito.
En la entrevista de trabajo que se te concedió se han evaluado varios aspectos, tales como: conocimientos académicos que puedes aportar a la empresa, si eres persona confiable y si tienes potencial para hacer carrera en ella, tu experiencia personal cuando el puesto lo requiera fue considerada; así como también, fueron evaluados temas como tu edad, forma de vestir, el peinado, las facciones de tu rostro, el léxico, donde vives, recomendaciones personales a los que se contactaron para solicitarles información, acerca de todo lo que saben de ti, esto y muchos otros aspectos se tomaron en cuenta para la selección.


De manera que debes apreciar y valorar el empleo para lo cual fuiste seleccionado, desempeñándote con diligencia, poniendo a disposición tus conocimientos y tus virtudes personales.

Debes lucir siempre impecable, bien presentado cualquiera que sea tu actividad: zapatos lustrados, camisa y pantalón limpios (no importa que tu vestimenta no sea nueva), bañado, peinado normal no extravagante, uñas limpias, etc.


Debes presentarte con todo el entusiasmo posible, que se note en tu sonrisa que tienes ganas de aprender, la proactividad es la base del éxito en cualquier empresa, no olvides que esto definirá tu futuro.


Ahora que los medios informáticos están tan avanzados y al alcance de todos y siendo en este momento la plataforma para comunicarse, informarse y resolver problemas debes pensar cómo puedes aplicar tus conocimientos en esta materia en el desempeño práctico de tu trabajo, pues podrías encontrar caminos más fáciles para resolver tu trabajo, reducir costos y darle una buena presentación a tus informes.


Todo lo que hagas en este tema ayudaría enormemente a la empresa que te contrató.


Esto definitivamente, sería un valor agregado a tu currículum, ya que se plasmaría de mejor manera tu entusiasmo, agradecimiento y empoderamiento en el trabajo. Lo cual sería bien visto en tu nueva empresa, sobresaliendo así ante los demás.


Hacer una lista o presupuesto de tus gastos es esencial para tener una vida tranquila, pues dependerás de ellos para sobrevivir; los gastos a los que me refiero son: alimentación, vestuario, alquiler de casa, pasajes de bus, gasolina si tienes vehículo, sala de belleza en caso de las señoritas, diversiones tales como: salidas al cine, restaurantes, cable, internet, recargas de teléfono, etc.


Todos estos gastos deben estar en sintonía con tus ingresos de lo contrario habrá que ajustarlos; es decir, sacrificar alguno de ellos, a fin de dejar un margen de ahorro que te sirva en un futuro para cualquier necesidad que se te presente: enfermedades, compra de vehículo, viajes, etc.


Al no tener control de los ingresos y de los gastos te verías en problemas, pues podrías caer en la usura; que son aquellos prestamistas sin corazón que te prestan a tasas de interés elevadas  de los cuales difícilmente saldrás o por el contrario tendrás que hacer algún préstamo en una institución financiera, con lo cual tu presupuesto se vendría abajo. Tienes que pensar también en tu futuro, tratar de minimizar los gastos e incrementar tus ahorros.


Ya decía Abraham Lincoln en una de sus frases célebres: “No gastes más de lo que ganas”, palabras sabias que pueden mejorar tu vida en cualquier momento.

Lee también

Comentarios