Un Acuerdo, dos celebraciones

Para más del cuarenta por ciento de los salvadoreños que van a votar el próximo 2014, los Acuerdos de Paz, firmados en 1992, solo forman “parte de la historia”, pues o no habían nacido cuando se firmaron o estaban muy pequeños como para recordarlo. Muchos de ellos no saben ni qué representan, ya que la “paz” todavía no ha llegado a sus hogares, pues su realidad es que se encuentran “secuestrados” en sus propias colonias, debido al problema de las maras y el desempleo.
Enlace copiado
Un Acuerdo, dos celebraciones

Un Acuerdo, dos celebraciones

Enlace copiado
Incluso, la gran mayoría piensa que los únicos interesados en seguir conmemorándolos son los actuales funcionarios de gobierno o dirigentes políticos, ya que en gran parte son los mismos que figuraban allá en 1992, solo que hoy en distintas posiciones.

Para los que no vivieron la historia que conlleva a este magno evento de la firma de los Acuerdos de Paz de 1992, es importante recalcar que para muchos de los salvadoreños comunes y trabajadores que vivieron los estragos de la guerra de la década de los ochenta, estos Acuerdos son solo “un poco” menos importantes que la propia fecha de nuestra independencia; pues al igual que en 1821, “nuestra nación” no tenía ninguna viabilidad de seguir existiendo si no es que las partes directamente involucradas resuelven el conflicto, en beneficio de los nacidos en esta bendita tierra.

Por tanto, la pregunta es: ¿Por qué es que, 21 años después, la gran mayoría de dirigentes políticos no pueden tan siquiera celebrar juntos este acontecimiento y aceptar que ya no existen “dos partes”, sino que solo somos “una sola parte”? que es, al final, el gran objetivo de los Acuerdos, pues estos fueron estructurados para que fuera esta “nueva realidad”, quien se encargara de construir, como una sola “parte” y no como a cada “parte” más le pareciera o pudiera, una sociedad eminentemente democrática y sobre todo respetuosa del marco constitucional bajo el cual los Acuerdos fueron firmados.

El hecho de que después de tanto tiempo todavía se estén celebrando ceremonias de conmemoración separadas es equivalente a que en una familia los padres se hayan divorciado cuando sus hijos estaban aún pequeños y luego volviéndose a casar, pues finalmente comprenden que hay que realizar sacrificios personales, en beneficio de sus propios hijos, cada aniversario de bodas lo celebran por separado, aún sabiendo que lo que más anhelan sus hijos es verlos juntos.

Después de tanto tiempo, el escenario que aún vemos los salvadoreños es que el FMLN, a pesar de ser el partido en el gobierno y por tanto obligado a promover la unidad nacional, celebra los Acuerdos por un lado y en contestación ARENA lo hace por otro, lo que contradice la esencia misma de dichos Acuerdos y esto provocado por, prácticamente, las mismas personas que los firmaron.

Mientras cada “parte” sigue haciendo sus propias celebraciones, de todos es sabido la precaria situación en la que se encuentra la democracia de nuestro país, desprestigiada por acusaciones de compra de voluntades, asaltos a la institucionalidad y amenazada por influencias políticas de otros países, lo cual definitivamente no era la intención de los Acuerdos.

De forma expectante y transitando por los alrededores de estas ceremonias, los salvadoreños se dirigen atareados a cumplir con sus obligaciones, pero seguramente pensando que lo que quisieran es poder decirle a los participantes: “en vez de solo estar celebrando, mejor cumplan con los Acuerdos y permitan que nuestro país se desarrolle hacia una democracia plena, realmente representativa y ajena a los intereses egoístas de cualquier partido político o grupo de personas, pues esta es la única forma de generar empleos estables y terminar con la delincuencia”.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter