Lo más visto

Más de Opinión

Un aliento de esperanza

Delante de tanta mala noticia y del panorama nacional que se dibuja incierto, con una delincuencia galopante, la pérdida del control territorial y una oposición obstinada únicamente en conseguir un candidato presidencial amigo del statu quo; a los miembros del Movimiento Libertad nos resultó fascinante encontrar gente empeñada en proponer soluciones para la población más vulnerable.

Enlace copiado
José Miguel Fortín Magaña / Médico psiquiatra

José Miguel Fortín Magaña / Médico psiquiatra

Enlace copiado

Hace unos días fuimos invitados por la directiva de la Universidad Internacional Nehemías a conocer sus instalaciones, situadas en la periferia de la ciudad de Ilopango. Rodeados de maras y sin más apoyo que la bondad de Dios, los estudiantes reciben todo lo necesario para su éxito académico; vimos cómo el grupo de alumnos era transformado en profesionales capaces y deseosos de cambiar al mundo. Salen preparados para administrar empresas, hablando fluidamente dos idiomas, pero sobre todo alejados de lo que pudiera haber sido un futuro de violencia y sin oportunidades; y que se está viendo transformado por un puñado de gente buena que trabaja para darles la educación, que incluye una beca completa de estudios, textos, alojamiento y comida. Ellos bromean sobre sí mismos diciendo que son la ESEN de los más pobres, porque las únicas condiciones que exigen los directores para su admisión son no poseer capacidad económica, pero ser absolutamente capaces desde la perspectiva intelectual; y con ello, tener el deseo de estudiar y superarse. Por supuesto, al darles alojamiento, se les excluye de la posibilidad de pertenecer activamente a pandillas y se les educa con valores cristianos, pero sin obligar a nadie a profesar un credo en particular.

Cuando íbamos para hablar sobre la ética en la política y firmar un convenio de cooperación, creíamos que aportaríamos algo a su educación y con gusto atendimos su llamado; pero si bien esperamos haber ayudado a su proceso educativo, sería una mentira no decir que fuimos nosotros quienes aprendimos mucho más. Fue totalmente gratificante ver a los alumnos de los distintos niveles, con una fenomenal capacidad para interactuar con personas que hasta entonces no conocían, atentos a la exposición que en inglés proponía su presidente, Dr. Jay Dewhurst, para luego comentar con nosotros sus experiencias. Fue en síntesis, un día inolvidable, que esperamos repetir.

Tampoco sería correcto no mencionar la charla motivacional que un prominente miembro de “Generación Libertad” (nuestro movimiento de jóvenes) impartió desde su silla de ruedas al grupo de muchachos de “Nehemias International”, cuando les instaba a no dejarse vencer por las adversidades y les advertía de los obstáculos que todos tendremos en la vida para alcanzar un objetivo. La exposición de Rafael García fue, por decir lo menos, excepcional y totalmente impactante. ¡Gracias también a ti, Rafa!

Pero lo más importante es que creemos que ahí estriba la solución a la violencia que como país vivimos. Ellos escogieron un municipio plenamente tomado por las pandillas y decidieron retomar el territorio para educar a su población. Ahí están los tres elementos de lo que debería ser una solución integral: control territorial, educación con valores y oportunidades.

Cuando los políticos se olviden de sus particulares intereses y pongan primero a El Salvador; cuando verdaderamente practiquen el eslogan de “Primero la gente”; entonces encontraremos la solución a través de proveer oportunidades reales a la juventud, educándolos en un ambiente de excelencia y evitando la tragedia de la migración forzosa.

Lee también

Comentarios