Loading...

Un año supuestamente crucial

Enlace copiado
Rafael Rodríguez Loucel

Rafael Rodríguez Loucel

Enlace copiado

2020, sugestivo número, como si indicara algo crucial o diferente. Para empezar es un número fácil de recordar, todo es cuestión de imaginación, de izquierda a derecha suma cuatro, pero también podría significar de dos en dos dígitos, 20 + 20 = 40. El lector podrá imaginarse otras combinaciones, personalmente significativas. Mi imaginación es grande al final de un año más en la existencia de todos los salvadoreños, la gran mayoría sobrevivientes de acumulación de años sin mayor significado más allá que la existencia misma. Y es que la mayoría nace, existe, se reproduce y muere sin encontrar el propósito de su existencia. 

Charlando con muchos guanacos me percato de que su simple existencia requiere de satisfacciones corporales y materiales: alimentos, vestuario, techo, salud, sexo, trabajo, educación, etcétera. Varios o etcétera significa superación o distinción de la gran mayoría en cualquier arte u oficio. Ejemplos, el respetable lector tendrá muchos, pero la idea es enfatizar que ese varios es lo sumamente escaso en el país y por el contrario el listo, el buzo, el cachero, son los que abundan. Muchos prefirieron la política que ejercer una profesión, porque se percatan de que los que se dedican a ese arte u oficio manejan mucho billete como le suelen decir al dinero.

Hay excepciones, pocas, pero las hay: Un futbolista que se destacó y que pudo llegar a más, pero que ciertos excesos lo distrajeron en el camino. Escritores, poetas y cantantes que han hecho el esfuerzo, quizá no muy conocidos a nivel mundial, pero sí a nivel nacional. Me llena de mucha alegría enterarme de la existencia de Frank (Francisco) Rubio, un salvadoreño entre 13 aspirantes a astronautas que irán a Marte. La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) dio a conocer los nombres de los graduados, entre ellos un originario de Miami e hijo de padres salvadoreños. Bueno, también por terminaciones, nos sacamos la lotería.

Entre los políticos y gobernantes en función de resultados y estabilidad, ha habido "terminaciones y casi premios mayores", dejo al lector que decida quiénes fueron, lo importante es que sigamos apostando y una forma es hacer lo que está a nuestro alcance; seamos la solución y no el problema. Tratemos de ser buenos ciudadanos. Algún día llegará el premio a esa voluntad y esfuerzo. El Salvador se merece un premio, que equivaldría a una credibilidad país; lo cual los mortales economistas lo podríamos detectar o percibir con mayor inversión privada interna que sería una forma tangible de confianza y una posibilidad real de potenciar el crecimiento económico, el cual no rebasa 2 % o 2.5 %, por más de una década.

Ese viraje de timón significaría estabilidad socio, económica y política; puesto que equivaldría a más empleo (que es la necesidad más apremiante para un país densamente poblado). Asimismo posibilitaría la optimización presupuestaria que sería visible a los ojos de los neófitos en esta materia. Renacería la esperanza de una posible tendencia a mediano plazo de una reducción del déficit comercial externo y una reducción potencial del déficit acumulado del presupuesto de la nación.

Más importante aún: resurgiría la credibilidad país ante la comunidad financiera internacional. Ese simple detalle es por sí mismo una esperanza país. El 2020 que se inicia definitivamente es crucial para que la esperanza renazca y el supuestamente deje de tener sentido. Esa es la óptica de un economista.

Tags:

  • año
  • satisfacciones
  • Frank Rubio
  • políticos
  • credibilidad
  • empleo

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines