Lo más visto

Más de Opinión

Un cuarto de siglo después

Después de 25 años de firmados los Acuerdos de Paz, si vemos nuestra realidad actual con lentes político-ideológicos, y con intereses electorales, diremos: o que estamos muy bien, muchísimo mejor que antes, o que estamos terriblemente mal, mucho peor que antes. Pero la realidad es que con la firma de la paz resolvimos aquellos problemas, y ahora tenemos nuevos problemas por resolver.
Enlace copiado
Un cuarto de siglo después

Un cuarto de siglo después

Un cuarto de siglo después

Un cuarto de siglo después

Enlace copiado
Con los acuerdos, terminamos la guerra civil salvadoreña y creamos las bases institucionales para construir una nueva realidad política y social. Que como dijo Salvador Samayoa en una entrevista televisiva reciente, no es poca cosa, si no, miren la situación en Siria, que tiene a varios países en guerra, y a toda Europa desestabilizada. Y yo creo que incluye el peligro de una tercera guerra mundial. Además, los acuerdos llegaron hasta donde la correlación de fuerzas lo permitió. Hubo un virtual empate militar, y lo que logramos fue acordar las nuevas condiciones en que dirimiríamos nuestras diferencias políticas. Entre otras cosas, se acordó el desarme y desmovilización del ejército guerrillero, depuración, reducción y reorientación del ejército, creación de una nueva PNC, una nueva CSJ, un nuevo TSE, una PDDH, un nuevo sistema de partidos políticos con participación del FMLN, reformas constitucionales. Y en general, una naciente democracia en construcción.

En donde hubo voluntad común, se avanzó, y hoy, existe una casi irrestricta libertad de expresión, respeto a la propiedad privada y a las leyes del mercado, libertad de movilización, libertad de culto. Balance de poderes (pues aunque no le gusten al Gobierno algunas de las resoluciones de la Sala de lo Constitucional de la CSJ, al final los dirigentes del Frente terminan aceptando que las resoluciones de la sala son de obligatorio cumplimiento). Elecciones libres: aunque existen deficiencias en el sistema electoral; pero en las pasadas cinco elecciones presidenciales y ocho para alcaldes y diputados, los observadores internacionales de la ONU, OEA y gobiernos internacionales han avalado los resultados. La prensa salvadoreña es conciencia crítica que señala los errores al gobierno y los partidos políticos, la corrupción, el despilfarro y falta de austeridad. La prensa y la PDDH investigan y señalan los excesos y violaciones a los Derechos Humanos del ejército y la PNC.

Pero no se logró un acuerdo para combatir la pobreza, mejorar la educación y la salud de las mayorías y reducir la brecha entre ricos y pobres. Y tampoco se destinó una inversión sustancial para la atención de los niños y jóvenes de la posguerra. Por eso, durante los cuatro gobiernos de ARENA y los dos del FMLN, hemos visto cómo nacieron y se desarrollaron las pandillas y ha crecido la delincuencia, el desempleo y la emigración. Y sigue la polarización política entre ARENA y el FMLN, pues la derecha no ha aprobado el presupuesto de 2017, no se ha logrado un acuerdo de ahorro y austeridad, una reforma a la ley de AFP, un acuerdo para aprobar los préstamos necesarios para evitar el impago, una Reforma Fiscal que combata la evasión y elusión fiscal, y una nueva Ley de Responsabilidad Fiscal. Aquellos acuerdos sirvieron para terminar la guerra y crear una nueva institucionalidad. Necesitamos nuevos acuerdos de gobernabilidad, para resolver los problemas actuales de polarización política, delincuencia, pobreza y demás problemas sociales.

Tags:

  • acuerdos de paz
  • fmln
  • arena
  • pensiones
  • violencia
  • pandillas
  • gobernabilidad

Lee también

Comentarios