Un discurso que lanza un acontecimiento histórico

La noticia del discurso de Barack Obama en La Habana –un hecho histórico muy importante en el deshielo de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba– se vio opacada por los trágicos atentados en Bruselas, durísima realidad enmarcada en la guerra declarada por el Islam radical a Europa.
Enlace copiado
Un discurso que lanza un acontecimiento histórico

Un discurso que lanza un acontecimiento histórico

Un discurso que lanza un acontecimiento histórico

Un discurso que lanza un acontecimiento histórico

Enlace copiado
El discurso refleja claramente cómo Washington maneja la normalización de relaciones con La Habana, objeto de estudio. Algunos aplaudimos lo actuado creyendo que así debió ser desde hace más de 25 años, otros se disgustan porque Obama consiguiera algo visible a cambio inmediatamente. La forma escogida llevará a lo mismo sin guerra diplomática, Cuba cambiará para siempre, más lentamente que si se impulsara desde la cúpula, pero inevitablemente llevará al final de esa Cuba dictatorial como líder del fallido intento del Socialismo del Siglo XXI, que tiene como motor el antiamericanismo, un tema central para América Latina. Yo no soy un fan de Obama, muchas de sus políticas no me gustan, pero esta aproximación pragmática de apertura unilateral ignorando la confrontación con los dinosaurios es de un estadista con una visión amplia y pragmática, el mercado y la economía terminará lo que la política de confrontación no logró, un nuevo escenario de relaciones Cuba-EUA incidirá en Latinoamérica.

A su llegada en 1959 Castro ofreció democracia y libertades, pero pronto se convirtió (ya lo era sin decirlo) en un antiyanki furibundo, convirtiendo a Cuba en Estado totalitario, comunista, leninista, en el contexto de una guerra fría Oriente-Occidente que marcaba agendas políticas. En pocos años EUA decretó un embargo comercial como presión y represalia por esparcir las revoluciones comunistas antiyankees en Latinoamérica, Cuba no tenía una economía capaz de sostenerse y se puso a servicio de la Unión Soviética para impulsar revoluciones similares en Latinoamérica, enviando tropas a Angola a cambio de subsidio multimillonario que la mantuvo.

Cayó el muro en el 89 y finalizó la guerra fría Este-Oeste, se desplomó la Unión Soviética y terminó el subsidio. Estados Unidos desperdició la gran oportunidad de iniciar el final del régimen de La Habana y la desestabilización en América Latina normalizando relaciones y levantando el embargo, no lo hizo. La Habana entonces miró a Venezuela, la metió entre sus redes, consiguió inmenso subsidio del petróleo venezolano, dirigió a Hugo Chávez y su utopía, enviando miles de cubanos a Venezuela a dirigir y controlar. Seguidores se han mantenido hasta la fecha que Venezuela casi colapsa. Raúl Castro hábil y pragmático propicia el acercamiento con Estados Unidos y encuentra receptividad a una situación obsoleta históricamente.

En su discurso, inteligentemente Obama dice, EUA se abre a Cuba, someterá a aprobación levantar el embargo y en público por lo menos, no exige nada a cambio, dice: “No corresponde a los EUA decidir el futuro y la forma de vivir de los cubanos, eso le corresponde al pueblo cubano”.

Esta actitud hará posible la transición hacia la inevitable caída del régimen de los Castro y su intervención a América Latina. Ya fuera meramente por imagen, o para salvar cara, La Habana dijo que no están dispuestos a cambiar absolutamente nada, pero inevitablemente el mercado y la invasión económica mundial que la apertura de EUA produce cambiará para siempre a Cuba, forma inteligente de lograrlo.

De todas formas es hipócrita de EUA condenar Cuba y mantener relaciones diplomáticas y comerciales con países más dictatoriales tanto o más represivos, como China, algunos árabes y Venezuela.

Los puristas que dicen que Obama es tonto porque da todo y no pide nada, se equivocan, hubiera sido mucho más difícil. Esta es la forma correcta, ya verán que funciona, y es lo que EUA debió haber hecho hace muchísimo tiempo y Cuba no hubiera desestabilizado Latinoamérica desde hace mucho.

Un discurso que lanza un acontecimiento histórico.

Lee también

Comentarios

Newsletter