Lo más visto

Más de Opinión

Un gobierno de sinvergüenzas

Enlace copiado
José Miguel Fortín Magaña / Médico psiquiatra

José Miguel Fortín Magaña / Médico psiquiatra

Enlace copiado

La pura verdad es que ya antes que Bukele instaure su monarquía absoluta el primero de mayo, su estridente voz ha estado resonando a través de twitter y de los esbirros que lo sirven, como walterio Araujo o el patán de Sanabria, próximamente más célebres, cuando terminen presos o sean señalados en alguna lista internacional, advirtiendo que solo él mandará y que ni dará el fodes, ni permitirá que los alcaldes (incluyendo a los de su partido) lo administren; habiendo además señalado, a través de una de las tantas cuentas de Araujo, que es el gobierno quien controlará los dineros de las ONG y que la centralización más asquerosa comenzará a partir de esa terrible fecha.

Este presidente pretende borrar de un plumazo (debería decir de un "tuitazo", porque nadie sabe si sabe escribir a mano) la autonomía municipal, el libre contrato para las organizaciones civiles y la libre autodecisión; lo que en el fondo es la forma que ha encontrado el gran líder, para terminar destruyendo la voz de la oposición, dado que ni resiste ni tolera el disenso.

Pero la sinvergüenzada de estos nuevos funcionarios no tiene límites. Seamos sinceros, acaso Bukele sea de todos ellos, solo uno más; el mayor responsable, sin duda, porque es quien ha venido apañando a los corruptos que lo rodean; y ha permitido el abuso y el aparente hurto de insumos y el desorden institucional, que nos hace evocar las ventas fraudulentas y a precios inflados de caretas, mascarillas con hule de zapatos, víveres comprados en otro país a un sobreprecio increíble y con fechas de vencimiento ya caducadas, además de hospitales inconclusos, prometidos para 3 meses y ya sin presupuesto a un año y medio de iniciados, "casetas" de vacunación a un exorbitante costo de 35 mil dólares cada una y que nunca se emplearon; y un uso abusivo de los dineros del Estado por parte de ministros señalados de corrupción, empleando los recursos del Pueblo, sin fiscalización ni medida.

Este gobierno ha empleado todo, publicitariamente; y ha infringido prácticamente todas las leyes respectivas; pero sobre todo ha transgredido la norma prioritaria; y así se ha burlado de la decencia y de la moral. Ha mentido en todas direcciones y ha injuriado a sus adversarios, calumniando y difamándolos por el simple hecho de ser opositores. Esta gente se ha hecho rodear de incapaces y genuflexos, lo que también constituye un acto de corrupción, demostrando la injerencia del Ejecutivo en el recién nombrado Cuerpo Legislativo, en donde el asqueroso personaje del brozo llegó a ordenar a los tristes diputadillos del oficialismo, indicándoles que no darían declaraciones (probablemente ni hoy ni nunca) para tratar de ocultar su incapacidad o que por supuesto, todo lo que criticaron de los otros, ellos lo continuarán, pero recargados.

¿Que los anteriores eran dipurratas, porque tenían sueldos, guardaespaldas, carros asignados, viajes y prebendas? Estoy seguro que estos no se quitarán ninguno de los oropeles del mando... ¿Que en los gobiernos pasados hubo sobresueldos? Más claro no pudo quedar el descaro de Anliker "renunciando" al cargo de ministro y siendo indemnizado por Bukele con un montón de plata, para volver a ser contratado inmediatamente y con un salario muy superior del que ganaban "los mismos de siempre" en ese cargo.

Lo terrible de esta gente es que habiendo ganado el Poder, analfabetas o arrastrados como son, capaces además de justificar cualquier acción que tomen y con cero temor de Dios, se creen aptos para insultar y amenazar a cualquiera que no se hinque delante de su dios pagano, hoy en Casa Presidencial; sin tener la más mínima idea que los funcionarios, a diferencia de nosotros los simples ciudadanos, no pueden hacer si no lo que la ley explícitamente les autorice. Pero en ese orden, el peor es el presidente, porque a él la Constitución le ordena procurar armonía y ha hecho exactamente lo contrario; mas Dios tarda pero no olvida; y si no de acá, desde un querido país del norte, al cobarde inquilino de CAPRES pronto le tocará enfrentar parte de las consecuencias del mucho daño que ha provocado.

Tags:

  • sinvergüenza
  • gobierno
  • Bukele
  • Araujo
  • Pueblo

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines